31 de diciembre de 2017

Barranco del Riu Glorieta, Mont-Ral [barranquismo]

[Septiembre 2017]

Hace unos meses tuvimos el placer de compartir una bonita jornada, en un día nublado, iluminado por la estelar compañía de las personas que integran la actividad. Realizamos el descenso del Barranco del Riu Glorieta, en la localidad de Mont-Ral, acompañados de grandes figuras de la actividad de montaña y barrancos del presente y pasado.

Tenemos el gusto de compartir la jornada, que organiza Alfons Villa -de dilatada experiencia tanto en escalada, en barrancos y en espeleología-, con Josep Manel Anglada -pionero aventurero escalador que con ochenta y cuatro años continúa activo, con una sonrisa siempre, y arrastra grandes hitos como la primera expedición catalana al Everest, Pared Este del Annapurna, Cara Norte del Eiger, numerosas expediciones alpinas por todo el Mundo y aperturista de escaladas en Montserrat, Riglos, Dolomitas, Andes, Groenlandia, ... y un sin fin de hitos-, con Xavier Perez-Gil -pionero alpinista con numerosas expediciones a Himalaya a Annapurna, Lhotse, Everest y K2, que completó las Seis Caras Nortes de Alpes, así como Aconcagua, entre muchas otras-, y el placer de la compañía de la familia de Josep Manel, su mujer Elisabeth Vergès, su hija Susana, su yerno Mika y sus dos nietos, junto a Jorge -gran compañero y aventurero que no se pierde una- y un servidor. Un placer con mayúsculas.

Salimos de Mont-Ral a eso de las 10h tras un buen almuerzo en el pueblo. Dejamos un coche en la Ermita del Remei donde terminaremos y subimos con otro vehículo a la parte superior del barranco. Así, con los petates cargados tomamos la senda a buscar el fondo del valle y las aguas del Riu Glorieta para empezar el Barranco del Riu Glorieta.

[Reseña del Barranc del Riu Glorieta. Fuente: www.jordiraig.com]

[Partimos del aparcamiento superior, entre niebla]

[Siguiendo las indicaciones. A la Izq. J.Manel Anglada y Xavier Pérez, con Jorge]

Tomamos el sendero que baja al río. Camino que se va tornando entre rocas y algún paso evitando la vegetación. Pasamos bajo un sector de escalada deportiva de la zona. Seguimos bajando.

[Entrando en el Barranc del Riu Glorieta]


[Seguimos los hitos salvando los accidentes naturales]

[Curiosidades de este barranco. Restos de vehículo accidentado]

Nos equipamos al alcanzar unas rocas que ya no podemos destrepar, dando lugar al primer rápel. Todo el recorrido se encuentra perfectamente equipado con instalaciones en buen estado. 

[Nos equipamos]

Empezamos el descenso con un primer rápel de unos 4m. Al poco empezaremos a tocar agua y nos empezaremos a refrescar que hace calor. 

[Alfons Villa instala. La experiencia es un grado, y la suya en barrancos indudable]

[Ya en materia]

Caminamos a por el segundo rápel, éste ya más interesante y algo resbaladizo, de unos 10 - 15m, que nos lleva siguiendo las aguas de la surgencia a lo que se conoce como el Anfiteatro en una balsa natural llena de encanto. 

[La juventud no duda]

[Rapelando]

[Llegamos de un salto a las frescas aguas del Anfiteatro]

[La familia Anglada. Hija, nieta, yerno y el mismo Josep Manel]

Caminaremos ahora unos 200m siguiendo el cauce. Sortearemos un par de pasos resbaladizos entre troncos, veremos los curiosos restos de un coche que en su día arrastraría el río, y llegaremos al poco a un estético embalse natural que dará lugar a una cascada por donde rapelaremos.  

[Tramo andando siguiendo el cauce y saltando volvemos al río]

[Tiene su encanto]

[Llegamos a la cascada y se abre la vegetación ofreciendo vistas al valle]

Rapelamos por una bonita cascada erosionada formada por la caída del agua. Vamos bajando uno a uno y progresamos de este modo por el Riu Glorieta que aún esconde sorpresas en su interior. 

[Instalando la cascada Alfons]

[La cascada desde abajo. Xavier y Mika bajando por ella]

Después de la cascada el río sortea entre pasos estrechos entre rocas y se sumerge obligándonos a introducirnos en una cavidad, con ayuda de cuerda fija que hay instalada. Vamos entrando todos. Se entra por arriba y tras un par de giros se sale a modo de tobogán de nuevo al cauce de las aguas.

[Entrando en la cavidad]

[Con ayuda de la cuerda fija seguimos el paso]

Seguimos, tras estos particulares pasos del curioso barranco, asequible tal y como lo encontramos ahora con poca agua, y salvamos varias pozas que vamos encontrando. Al haber poca agua las pozas se han de evitar en vez de ir nadando sobre ellas, ya que salir de ellas puede resultar complicado en estas condiciones. 

[Detalles saliendo de la cavidad]

[Mika dándolo todo saltando el tronco en las pozas]

Continuamos por un seguido de destrepes y atravesamos unos descensos casi a modo de gradas en rápel que van dando continuidad al barranco. Atravesaremos un caos de bloques y siempre siguiendo el cauce del río, poco a poco así irá llegando a su fin en la gran poza final a la que iremos a dar.

[Se suceden varios rápels de hasta 15m]

[Nos reagrupamos antes del último descenso]

Ya encarando la última cascada, vemos la poza final donde termina el Barranc del Riu Glorieta. Encontramos bastante gente en dicho lugar, a modo de área de ocio y baño. Descenderemos mediante un último rápel de 8m, que se puede o bien alargar hasta el agua o bien terminar con un salto de 7m. Nadando hasta la orilla se pone fin a la jornada, la mar de interesante y con una compañía de lujo.

[Último rápel]

[Visto des de la orilla]

[Muy buen ambiente toda la mañana]

[La familia Anglada, con quien se tiene el gusto de compartir aventura]

[Mapa del recorrido y de la zona de Mont-Ral]

Nos desequipamos en la orilla. Un sendero nos devolverá en unos 20 minutos a la Ermita del Remei donde nos reuniremos para acabar el día con una copiosa comida en el mismo restaurante. Un día redondo, de esos de disfrutar de compartir y de nunca terminar de conocer, pues de eso se trata todo al fin y al cabo. 

[Vistas por el sendero de vuelta a la Ermita del Remei. Hasta la próxima!


No hay comentarios:

Publicar un comentario