3 de junio de 2019

Análisis jurídico: Acampar en España.

Centraremos hoy el análisis jurídico en el asunto de la Acampada en el territorio de España. 

Con esta publicación se trata de arrojar algo de luz sobre la eterna controversia sobre la legalidad de la acampada en España. Muchos son los colectivos que se ven afectados por la imprecisión jurídica que impera sobre la cuestión. Y es que afecta al montañero que hace noche en un ascenso de alta montaña, al turismo que disfruta de la acampada controlada, a las explotaciones económicas y usuarias de la actividad tipo camping, a los campamentos juveniles, a las maniobras militares en el entorno natural, las expediciones científicas que se adentren en el medio, a los colectivos de autocaravanas y furgonetas adaptadas para pernoctar en su interior, a los profesionales del transporte y por extensión a cualquier conductor que hace noche en su vehículo sea por obligación o por necesidad, y un largo etcétera. Como se ve, abarca más supuestos de lo que parece. 

[Acampada en altura. Pica d'Estats]

Para empezar, ante el ambiguo y genérico concepto de "Acampar", lo primero que hay que hacer es precisar el lenguaje imprescindible para entrar al análisis de la materia.

Según la Real Academia de la Lengua:
ACAMPAR: Detenerse y permanecer en despoblado, alojándose o no en tiendas o barracas.
PERNOCTAR:Pasar la noche en determinado lugar, especialmente fuera del propio domicilio.
APARCAR: Colocar transitoriamente en un lugar público, señalado al efecto por la autoridad, coches u otros vehículos. Detener un vehículo automóvil y colocarlo transitoriamente en un lugar público o privado.
CAMPAMENTO: Acción de acampar. Instalación eventual, en terreno abierto, de personas que van de camino o que se reúnen para un fin especial. Lugar al aire libre, especialmente dispuesto para albergar viajeros, turistas, personas en vacaciones.
CAMPING o ACAMPADA: Acción y efecto de acampar. Campamento, lugar al aire libre, dispuesto para alojar turistas, viajeros, etc.


Con estos elementos bien definidos, vamos a ver lo que dice la Legislación vigente al respecto.

LEY ESTATAL:

LEGISLACIÓN AUTONÓMICA:

Andalucía.

Aragón.

Asturias.

Cantabria.

Catalunya.
- Decreto 183/2010, de 23 de noviembre, de establecimientos de alojamiento turístico.
- Decreto 159/2012, de 20 de noviembre, de establecimientos de alojamiento turístico y de viviendas de uso turístico.

Castilla y la Mancha.


Euskadi.
- Decreto 396/2013, de 30 de julio, de ordenación de los campings y otras modalidades de turismo de acampada en la Comunidad Autónoma de Euskadi.

Extremadura.

Galicia.
- Decreto 143/2006, de 27 de julio, por el que se establece la ordenación de los campamentos de turismo en Galicia: - primera parte, - segunda parte

Islas Baleares.

Islas Canarias.

La Rioja.

Madrid.

Murcia.

Navarra.

Valencia.

...Y hay que tener en cuenta la regulación local de cada municipio. Y hay que tener en cuenta que cada espacio protegido, Parque o Reserva Natural, tienen su propia normativa que prima dentro del mismo.

[Acampada controlada. Refugio Cortalets, Macizo de Canigó (Fr)]

Puede resultar abrumadora tanta normativa a primera vista, pero vamos a tratar de plantear los criterios legales que imperan como norma general en España. 

En España existe una ley estatal sobre acampada libre, sorprendentemente permisiva. Dispone el art. 46. 1. de la Orden de 28 de julio de 1966, "Fuera de los campamentos de turismo no podrán instalarse conjuntamente más de tres tiendas o caravanas, sin que en ningún caso pueda exceder de diez el número de acampadores, ni prolongarse la acampada en el mismo lugar mas de tres días. Se entenderá que la acampada es conjunta cuando entre los grupos de tiendas exista una distancia inferior a quinientos metros."

No obstante, se abre aplica como norma general supletoria en defecto de norma de rango legal inferior que disponga, es decir, cada Comunidad Autónoma puede decidir en materia de acampada leyes propias que prevalecen sobre la normativa estatal, la mayoría se basan en una combinación de tiendas, personas, días y distancia para definir el ámbito que queda dentro de lo legal, por lo tanto tenemos que tener en cuenta 17 normativas al respecto.

Sin entrar al análisis de una por una de las legislaciones autonómicas. Podemos apreciar cierta corriente y perfil regulador en todas ellas. Hay ciertas permisividades compartidas y generales que nos permiten dibujar un marco normativo para la acampada, a pesar de la pluriregulación vigente. 

Es cierto que hay algunas Comunidades más «tolerantes», que otras al tema de la acampada libre (al menos a nivel normativo), como por ejemplo Aragón, Baleares, Canarias, Castilla La Mancha o Murcia, sobre todo cuando se trata de acampada itinerante de alta montaña. 

En rasgos generales. 
- Se prohíbe la acampada libre como norma general en todo el territorio nacional. 
- Se permite la acampada libre en las excepciones previstas en la citada normativa:
   - No está prohibida la pernocta dentro de vehículos estacionados. Es decir, se permite, hasta el límite del concepto acampar que esto es, sin desplegar elementos externos o propios del camping, calzar ruedas o bajar estabilizadores, extender techo abatible o toldos. En caso de zona habilitada para ello se puede prohibir cierto tipo de vehículos en término municipal, siendo obligatorio el uso de dicha zona para los mismos.
   - Se permite la acampada dentro de recintos de explotación de campamento turístico, campings y campamentos juveniles. 
   - Se permite la acampada en zonas de acampada controlada. 
   - Se permite la acampada con la autorización expresa del propietario de la finca y/o de la Administración Local.
   - Se permite la acampada libre en altura o alta montaña. Esto es con el límite máximo de una noche en el mismo asentamiento, en horario permitido de vivac de ocho de la mañana a ocho de la noche, a partir de los 2.000 metros de altitud, y a distancia suficiente respecto del refugio más cercano. 
   - No se prevé prohibición del vivac en ninguna condición. Esto es la pernocta sin hacer uso alguno de elementos de albergue móvil, es decir sin tienda o estructura al uso. Encajando en esta figura dormir con saco a la intemperie, así como el uso de tarps o refugios de fortuna con lona sin estructura. 

[Pernocta en furgo adaptada en Baños de Panticosa. Macizo As Argualas]

Para acabar, se plantea un ejemplo de la aplicación práctica de la normativa que se expone.


"Recordatorio sobre la normativa sobre de acampada libre en el Parque Natural del Alt Pirineu.

Recientemente, el Cuerpo de Agentes Rurales ha interceptado acampadas ilegales en el Parque. Conozcamos la normativa vigente sobre acampada libre que debe cumplirse dentro del Parque.
Este mes de agosto, los agentes rurales han cursado hasta cuatro denuncias por acampada ilegal en el Pirineo en espacios naturales protegidos, tres de las cuales en el Parque Nacional de Aigüestortes y una en el Parque Natural del Alt Pirineu. Concretamente, fue en la zona de Sotllo, lugar que recibe muchísima afluencia en los meses de verano. Mayoritariamente, se trata de visitantes con la intención de ascender a la Pica de Estats o bien, realizar otras travesías y excursiones. 
Hay que remarcar que la acampada libre está prohibida en el Parque Natural del Alt Pirineu. Tan solo, se puede pernoctar entre las 20h y las 8h y fuera de este horario no puede haber ninguna tienda montada. Se permite pues, acampar solamente una sola noche en una misma localización teniendo en cuenta que, los practicantes de la acampada libre están obligados a dejar los lugares que hayan utilizado en las mismas condiciones naturales en que los han encontrado. 
Siempre con autorización del órgano gestor del Parque Natural, en cumplimiento del Decreto 148/1992, se permite la acampada en grupos no superiores a 3 tiendas o 15 personas. La obtención de la autorización se hace mediante el correspondiente formulario de solicitud y sus instrucciones anexas, información que se puede descargar desde el siguiente enlace
Hay que tener en cuenta que, el Parque se reserva el derecho de limitar la realización de acampada libre en determinados lugares y períodos por motivos de conservación. Por medidas de prevención de incendios forestales queda prohibido encender cualquier tipo de fuego, en todos los terrenos forestales de Cataluña, sean o no poblados de especies arbóreas, en la franja de 500 metros que los rodea, aunque se disponga del permiso del propietario del terreno para encender fuego. Además, cuando las circunstancias meteorológicas sean de un riesgo extremo, se podrán prever medidas extraordinarias que serán de aplicación durante los días y en las zonas que el Departamento de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentación establezca.
Para reducir el impacto ambiental asociado con situaciones de masificación que tienen lugar en zonas de alta afluencia de visitantes con motivo de realización de travesías o excursiones, pedimos a los visitantes que actúen con respeto y colaboración para evitar alterar negativamente el entorno que nos rodea. El Parque Natural del Alt Pirineu cuenta con 14 refugios de montaña guardados y 8 de libres, recomendamos su uso y hacer una buena planificación para realizar las rutas y excursiones deseadas. En los siguientes enlaces podéis encontrar la lista de refugios guardados y los mapas sectoriales del Parque con los que podréis visualizar la localización de estos y del resto de establecimientos turísticos que ofrecen alojamiento dentro de la zona del parque."

Como se puede ver. Hay una serie de normas inherentes a la acampada, con su aparejada sanción, en la actividad en la montaña así viene sucediendo actualmente y aquí tenemos un ejemplo, entre muchos y tantas otras formas de acampada, de la repercusión del incumplimiento de la legislación vigente al respecto.

[Zona de acampada de MalniuPuigpedrós]

Cabe añadir, y con esto termino, que no se trata de autorizar o prohibir. Que hay un elemento que debe de primar por encima de todo: el respeto por el medio. Si culturalmente, generalizando, no se respetan los mínimos para la conservación del entorno, se tiende a una respuesta prohibicionista de la administración pública. Por ello recordar siempre: No ensuciar, dejarlo todo como estaba sin alterar el medio, no causar ningún impacto en la flora y fauna, llevarse consigo todo tipo de basura incluida la orgánica, enterrar o llevarse las excreciones, no verter aguas grises ni sustancias contaminantes, respetar la propiedad privada, las costumbres y la vida local, no hacer hogueras, y ante la duda "respeto, respeto y respeto". Depende de todos nosotros y de nuestro hacer que podamos seguir disfrutando del medio natural por siempre.

27 de mayo de 2019

Real Decreto 2545/1982, de 27 de agosto, sobre creación de campamentos de turismo (campings)

Véase Orden de 28 de julio de 1966, de Ordenación Turística de los Campamentos de Turismo, así como la normativa autonómica de aplicación regional.

La moderna corriente turística que utiliza los campamentos de turismo requiere una normativa jurídica adecuada, a fin de que este tipo de instalaciones turísticas se ubique en aquellos lugares que reúnan las condiciones necesarias, tanto desde el punto de vista de satisfacción de las necesidades comunes de los acampados, como de preservación del espacio físico, el medio ambiente y los recursos turísticos de la zona.

A este fin se dicta el presente Real Decreto, que toma como línea principal de actuación la planificación de la implantación de este tipo de campamentos de turismo a través de planes sectoriales, cuya ejecución se articula con el planeamiento territorial, al objeto de que la misma tenga lugar en correlación con éste.

En su virtud, a propuesta del Ministro de Transportes, Turismo y Comunicaciones y previa deliberación del Consejo de Ministros, en su reunión del día veintisiete de agosto de mil novecientos ochenta, y dos, dispongo:

Artículo primero
A los efectos de este Real Decreto, se entenderá por «campamento de turismo» el espacio de terreno debidamente delimitado, dotado y acondicionado para su ocupación temporal, con capacidad para más de diez personas que pretendan hacer vida al aire libre, con fines vacacionales o turísticos y utilizando como residencia albergues móviles: tiendas de campaña, caravanas u otros elementos similares fácilmente transportables.

Artículo segundo
No se considerarán «campamentos de turismo», y por tanto no están sujetos al presente Real Decreto, aquellos en los que los usuarios contraten su alojamiento por tiempo superior a seis meses, cualquiera que fuere la modalidad del contrato celebrado.
Igualmente, quedan excluidos del ámbito de aplicación de este Real Decreto los campamentos juveniles, albergues, centros y colonias de vacaciones escolares, etc., regulados por el Decreto dos mil doscientos cincuenta y tres/mil novecientos setenta y cuatro, de veinte de julio.

Artículo tercero
En los campamentos de turismo sólo caben aquellas edificaciones que tengan por objeto satisfacer necesidades colectivas de los acampados, tales como: botiquín de primeros auxilios, supermercados, duchas, lavabos, etc., y los edificios o módulos de planta baja dedicados exclusivamente a dormitorios, del personal de servicio cuya superficie construida no exceda del siete por ciento de la superficie total del campamento.
En ningún caso se permitirán construcciones fijas destinadas a viviendas o alojamientos turísticos.

Artículo cuarto
La sujeción de los campamentos de turismo a las disposiciones contenidas en este Real Decreto se entienden sin perjuicio de las demás que les sean aplicables, según la naturaleza y circunstancias de los mismos.

Artículo quinto
No podrán establecerse campamentos:
a) En terrenos situados en ramblas, lechos secos de ríos y en los susceptibles de ser inundados, así como en aquellos que por cualquier causa resulten insalubres o peligrosos.
b) En un radio inferior a ciento cincuenta metros de los lugares de captación de aguas potables para el abastecimiento de poblaciones.
c) A menos de quinientos metros de monumentos o conjuntos histórico-artísticos legalmente declarados.
d) En las proximidades de industrias molestas, insalubres nocivas o peligrosas, de acuerdo con lo preceptuado en el Decreto dos mil cuatrocientos catorce de treinta de noviembre de mil novecientos sesenta y uno.
e) Y, en general, en aquellos lugares que, por exigencias del interés público, estén afectados por prohibiciones o limitaciones o por servidumbres públicas establecidas expresamente mediante disposiciones legales o reglamentarias.

Artículo sexto
Para la creación de los campamentos de turismo se aprobarán los planes sectoriales que se consideren necesarios.
Los planes sectoriales de campamentos de turismo son aquellos instrumentos de desarrollo de esta clase de oferta turística que aprobados según el procedimiento descrito en los artículos siguientes, contienen previsión de dicha oferta, en función de la demanda y a la vista de las circunstancias del lugar de emplazamiento, al objeto de ordenar la creación de la misma.

Artículo séptimo
El ámbito territorial de los planes sectoriales de campamentos de turismo podrá ser municipal, intermunicipal o provincial.

Artículo octavo
Los planes sectoriales contendrán las siguientes determinaciones:
Primera.- superficie total de terreno que podrá dedicarse a campamentos de turismo.
Segunda.- Número de plazas a instalar en el ámbito del plan.
Tercera.- Distribución porcentual de las plazas citadas entre las diferentes categorías y tipos.
Cuarta.- Criterios para la situación de cada campamento.
Quinta.- Cautelas a adoptar para la preservación de los recursos turísticos.
Sexta.- Condiciones mínimas de la infraestructura de los campamentos.

Artículo noveno
Los planes sectoriales se compondrán de los siguientes documentos:
a) Información turística.
b) Memoria descriptiva.
c) Planos en los que se reflejen los criterios para la situación de cada campamento.
d) Normas de desarrollo.

Artículo diez
El procedimiento para la elaboración y aprobación de los planes sectoriales de campamentos de turismo será el siguiente:
Uno. La elaboración y formulación de estos planes, así como su aprobación inicial, corresponde a las Corporaciones Locales y a los órganos de la Administración con competencia en materia de campamentos de turismo. La iniciativa privada podrá instar a la Administración para que elabore y formule los planes sectoriales.
Dos. Acordada la aprobación inicial el plan se someterá a información pública durante un mes, y transcurrido el plazo se abrirá otro de igual duración para dar audiencia a las Corporaciones Locales a cuyo territorio afecte si no hubiese sido redactado por ellas.
Tres. A la vista de las alegaciones e informes, la Administración turística con competencia en la materia adoptará la decisión pertinente sobre la aprobación definitiva en el plazo máximo de dos meses.
Cuatro. Los acuerdos de aprobación definitiva se publicarán en el «Boletín Oficial del Estado», en los de las Entidades Territoriales competentes para la aprobación y en el «Boletín Oficial» de la provincia.

Artículo once
Los planes sectoriales determinarán qué campamentos, de los incluidos dentro de su ámbito de aplicación, gozarán de la declaración de utilidad pública o interés social a la vista de las circunstancias concurrentes en cada caso y de los criterios establecidos al efecto por el propio plan.

Artículo doce
Los planes sectoriales de campamentos de turismo se revisarán en el plazo que en los mismos se señale y, en todo caso, cuando lo aconsejen las variaciones de la demanda y el grado de aprovechamiento de los recursos turísticos. El procedimiento para la revisión se ajustará a las mismas normas previstas para la aprobación.

Artículo trece
La instalación de los campamentos de turismo, una vez aprobados los respectivos planes sectoriales, requerirán el cumplimiento de los siguientes requisitos:
Primero.- Si afectasen a municipios con planeamiento urbanístico aprobado y éste contuviese determinaciones que permitan la instalación de campamentos turísticos de acuerdo con las previsiones del plan sectorial, así como la calificación y ordenación de los terrenos y las medidas de protección del medio físico, se observarán las normas contenidas en dicho planeamiento urbanístico.
Segundo.- Si afectasen a municipios con planeamiento urbanístico aprobado y éste careciera de las determinaciones precisas para la instalación de campamentos de turismo o las que contuviere estuviesen en desacuerdo con el plan sectorial correspondiente, será requisito necesario la modificación de aquél. Al objeto de prevenir el posible impacto que produciría su ubicación en la zona, se estudiarán en la modificación las medidas de protección tendentes a preservar los valores paisajísticos, agrícolas y forestales, y, en general, el medio físico del territorio incluido dentro de su ámbito de aplicación.

Artículo catorce
Para la ejecución de los proyectos de campamentos de turismo será necesario:
Primero.- Si hubiere plan sectorial aprobado que sean conformes a dicho plan.
Segundo.- Que esté aprobado el planeamiento urbanístico de conformidad con lo dispuesto en el artículo precedente.
Tercero.- Que el proyecto sea autorizado a efectos turísticos por la Administración turística competente en la materia y a efectos urbanísticos, de conformidad con lo establecido en el artículo cuarenta y cuatro, dos, del Reglamento de Gestión Urbanística, cuando la instalación haya de ser ubicada en suelo no urbanizable o urbanizable no programado.
Las exigencias de los números precedentes se entienden sin perjuicio de la obtención de la licencia municipal correspondiente y demás autorizaciones que fueran procedentes.

Artículo quince
Los campamentos de turismo se regirán en cuanto a su estructura interna, equipamiento, servicios y funcionamiento por su legislación específica.

DISPOSICIONES TRANSITORIAS
Primera.
En los municipios en los que no exista planeamiento urbanístico aprobado podrán instalarse campamentos de turismo, siempre que, previamente, se redacte y apruebe un plan especial de protección con objeto de preservar los valores naturales o urbanos, paisajísticos, agrícolas y forestales del territorio afectado por la instalación del campamento de turismo y de dotar a éste de los servicios urbanísticos que su instalación requiera. Estos planes especiales deberán contener las determinaciones y documentos exigidos por el artículo setenta y siete del Reglamento de Planeamiento.

Segunda.
Los campamentos de turismo existentes a la entrada en vigor del presente Real Decreto y que dispongan de todas las autorizaciones legalmente necesarias se incorporarán a los planes sectoriales en los términos previstos en aquéllas, pudiendo ser objeto de cualquier tipo de mejora, pero no de ampliación de su capacidad.

Orden de 28 de julio de 1966, de Ordenación Turística de los Campamentos de Turismo

Véase R.D. 2545/1982, de 27 de agosto, sobre creación de campamentos de turismo («B.O.E.» 9 octubre), así como la normativa autonómica de aplicación regional. 

La práctica del «camping» en España ha ido adquiriendo con el transcurso de los años una importancia creciente como actividad turística destacada que se extiende a un sector de población cada vez más amplio, al que ofrece el aliciente propio de la vida al aire libre, lejos del ambiente urbano e industrial donde habitualmente se vive y trabaja. 

Paralelamente el desarrollo progresivo de esta actividad en países como el nuestro, que cuenta con condiciones geográficas, paisajísticas y climatológicas que juntamente con el orden y seguridad reinantes hacen especialmente grata la vida en directo contacto con la naturaleza, ha favorecido la instalación de un elevado número de campamentos de turismo, que ofrecen a sus usuarios, y lógicamente a precios sensiblemente más bajos que los del resto de la industria de alojamientos, además del terreno adecuado para el emplazamiento de sus tiendas o caravanas, cuantos servicios e instalaciones hacen más grata la práctica de la mencionada actividad. Al merecido prestigio alcanzado por nuestros citados campamentos ha contribuido de modo singular el esfuerzo, digno de todo elogio, de la iniciativa privada a través de Empresas, Asociaciones, Clubes y promotores que han consagrado su actividad entusiásticamente a esta importante tarea. 

Por Decreto de 14 de diciembre de 1956 que en unión de la Orden conjunta del Ministerio de la Gobernación y de Información y Turismo de 30 de abril de 1957 han constituido la normativa hasta ahora vigente, se adoptaron las medidas necesarias para ordenar la actividad campista a partir de sus primeras manifestaciones. 

La conveniencia de actualizar tales disposiciones de acuerdo con las enseñanzas derivadas de la experiencia, la obligada adaptación de este tipo de alojamientos dentro de sus singularidades a las normas comunes a todas las Empresas y actividades turísticas que se contienen en el Estatuto ordenador de las mismas y la oportunidad, finalmente, de abrir los adecuados cauces que hagan posible el fomento y protección de los campamentos públicos de turismo, y en general de la «acampada» justifican plenamente la presente ordenación, en función de la importancia de los intereses que la misma pretende salvaguardar e impulsar. 


ORDENACION DE LOS CAMPAMENTOS DE TURISMO 

TITULO PRIMERO 
Disposiciones Generales. Ordenación de los campamentos de turismo 

Artículo 1. 
Son «campamentos de turismo» aquellos terrenos debidamente delimitados y acondicionados para facilitar la vida al aire libre, en los que se pernocta bajo tienda de campaña, en remolque habitable o en cualquier elemento similar fácilmente transportable. 

Artículo 2. 
1. Son campamentos públicos de turismo, y como tales quedan sometidos a las prescripciones de esta ordenación, aquellos campamentos de turismo que puedan ser utilizados por cualquier persona mediante precio. 

2. Son campamentos de turismo de carácter privado: 
a) Los instalados por Corporaciones y Organismos públicos, salvo que en los mismos se admita al público en general, percibiendo directa o indirectamente precio por su utilización, en cuyo caso tendrán la consideración de públicos. 
b) Los instalados por Entidades privadas para uso exclusivo de sus miembros o asociados. La utilización de estos campamentos por quienes no sean miembros o socios de la Entidad o por personas a quienes se atribuya tal condición para ocultar el percibo de un precio dará lugar a que aquéllos sean considerados públicos. 

Artículo 3. 
Sin perjuicio de las atribuciones de otros Departamentos ministeriales u Organismos, es competencia del Ministerio de Información y Turismo, a tenor de lo dispuesto en el Artículo 7.º del Estatuto Ordenador de las Empresas y Actividades Turísticas Privadas: 
a) Autorizar la apertura y el cierre de los campamentos de turismo. 
b) Fijar y, en su caso, modificar las categorías de los campamentos públicos. 
c) Vigilar el cumplimiento de lo dispuesto en materia de precios. 
d) Regular e inspeccionar las condiciones de funcionamiento de los campamentos públicos y de los instalados por Entidades privadas para asegurar en todo momento el perfecto estado de las instalaciones, la correcta prestación del servicio y el buen trato dispensado a los campistas. 
e) Arbitrar las medidas adecuadas para el fomento, protección y recompensa de esta clase de establecimientos. 
f) Sustanciar y resolver las reclamaciones que puedan formularse en relación con las materias objeto de la presente ordenación. 
g) Imponer las sanciones que procedan de conformidad con lo dispuesto en los artículos 23 al 28 del Estatuto Ordenador de las Empresas y Actividades Turísticas Privadas y 53 de esta ordenación. 
h) Resolver en vía gubernativa los recursos que se interpongan contra los acuerdos adoptados en el ejercicio de sus competencias. 
i) Adoptar las medidas de ordenación que se estimen convenientes respecto de la acampada fuera de los campamentos y sobre las actividades relacionadas con el fomento y desarrollo del «camping» exclusivamente en aquellos aspectos que directa o indirectamente puedan incidir en el turismo. 

TITULO II 
De los campamentos públicos de turismo 

CAPITULO PRIMERO 
De la apertura y cierre 

Artículo 4. 
Se declara libre el ejercicio de las actividades propias de las Empresas de alojamiento en campamentos públicos de turismo, sin perjuicio del cumplimiento de los requisitos que se previenen en la presente ordenación. 

Artículo 5. 
1. Las Empresas que proyecten instalar un campamento público de turismo podrán solicitar del Ministerio de Información y Turismo, de conformidad con lo dispuesto en el artículo 9.º del Estatuto Ordenador de las Empresas y Actividades Turísticas Privadas, que se les indique la categoría que pudiera corresponder a sus establecimientos en función de sus características, instalaciones y servicios proyectados para los mismos, los cuales se expondrán con toda precisión y detalle en una Memoria, con la que se adjuntarán los correspondientes anteproyectos técnicos. 
2. La categoría que en este supuesto señale el Ministerio de Información y Turismo tendrá carácter exclusivamente indicativo y sólo coincidirá con la definitiva si se acredita que la construcción e instalación del campamento se ajusta total y exactamente a los anteproyectos presentados. 

Artículo 6. 
1. Con anterioridad a la apertura de un campamento público, la Empresa propietaria o explotadora solicitará del Ministerio de Información y Turismo que se conceda la oportuna instalación y se señale la categoría que le corresponda en atención a sus instalaciones y servicios. 
2. La solicitud de la apertura, ajustada al modelo oficial, se presentará en la Delegación de Información y Turismo de la provincia en que esté situado el establecimiento, acompañando los siguientes documentos por duplicado: 
a) Proyecto técnico de edificaciones o instalaciones, adjuntando los planos correspondientes. 
b) Plano de situación a escala 1:2.000, en el que se consignarán las vías de comunicación, distancias a núcleos habitados más próximos y accidentes topográficos más destacados. 
c) Plano del campamento a escala 1:1.000, en el que figurará con toda claridad el emplazamiento de las diferentes edificaciones e instalaciones, los viales y las superficies debidamente delimitadas reservadas para zona de acampada y espacios verdes. 
d) Memoria descriptiva de las características del campamento, su lugar de emplazamiento, orientación, superficie total, instalaciones y servicios, régimen de funcionamiento y especialmente la forma de suministro de agua potable, con indicación de caudal por día y campista. 
e) Licencia de obras e informe municipal. 
f) Informe de la Inspección Municipal de Sanidad sobre salubridad del lugar, instalaciones sanitarias del establecimiento y sistema de eliminación de residuos. 
g) Certificado de potabilidad de agua expedido por el Instituto Provincial de Sanidad. 
h) Copia de la comunicación del Ministerio de Información y Turismo relativa a la categoría asignada con carácter indicativo en el caso de que se hubiere hecho uso de la facultad establecida en el artículo anterior. 
3. La Delegación Provincial de Información y Turismo, al recibir la anterior documentación, iniciará el oportuno expediente, en el que se dará audiencia al Sindicato Nacional de Hostelería, y una vez ultimado le elevará con su informe a la Dirección General de Empresas y Actividades Turísticas, expidiendo, si procede, la autorización provisional de apertura, en la que se señalará la categoría, asimismo provisional, del establecimiento. La autorización y clasificación definitiva serán otorgadas por la Dirección General de Empresas y Actividades Turísticas. Transcurridos seis meses desde la fecha de autorización y clasificación provisional sin que haya recaído resolución del citado Centro directivo, aquéllas se convertirán en definitivas. 
4. Contra el acuerdo de la mencionada Dirección General, podrá interponerse recurso de alzada ante la Subsecretaría de Turismo, el cual pondrá fin a la vía administrativa. 

Artículo 7. 
Toda modificación sustancial de la estructura, superficie, capacidad de alojamiento o características del campamento, especialmente en cuanto sean afectadas por las construcciones fijas a que se refiere el artículo 17 de esta ordenación, deberá ser notificada previamente a la Dirección General de Empresas y Actividades Turísticas a través de la Delegación Provincial que corresponda para que dicho Centro directivo resuelva sobre la procedencia de estas modificaciones. 

Artículo 8. 
En los supuestos de cambio de titularidad de los campamentos públicos de turismo deberá darse cumplimiento a lo establecido en los artículos 10 y 11 del Estatuto Ordenador de las Empresas y Actividades Turísticas Privadas. 

Artículo 9. 
1. El cierre definitivo de los campamentos públicos de turismo requerirá la autorización del Ministerio de Información y Turismo, de conformidad con lo dispuesto en el apartado a) del artículo 3.º de esta ordenación. 
2. Las Empresas que proyecten el cierre definitivo de sus establecimientos dirigirán la oportuna solicitud a la Dirección General de Empresas y Actividades Turísticas a través de la Delegación Provincial correspondiente, que lo elevará con su informe al citado Centro directivo, sin perjuicio de autorizar provisionalmente dicho cierre. Transcurrido un mes desde la fecha de presentación de la solicitud en la Delegación sin que haya resuelto aquel Centro directivo, la autorización de cierre se considerará definitiva. 
3. Cuando alguna autoridad u Organo de la Administración, en uso de sus atribuciones, dicte resolución de la que sea consecuencia el cierre de un campamento público, cursará la oportuna notificación a la Dirección General de Empresas y Actividades Turísticas, la cual, previa formación de expediente, en el que emitirá informe técnico el Sindicato Nacional de Hostelería y Activi-dades Turísticas y serán oídas cuantas personas afectadas por el cierre hagan alegaciones en defensa de sus derechos, resolverá sobre la procedencia, en su caso, del cierre del establecimiento. 
4. Contra el acuerdo de este Centro Directivo podrá interponerse recurso de alzada ante la Subsecretaría de Turismo, el cual pondrá fin a la vía administrativa. 

Artículo 10. 
Los campamentos públicos de turismo serán inscritos de oficio en el Registro de Empresas y Actividades Turísticas, de conformidad con lo dispuesto en el artículo 6.º, número 2, apartado b), de la Orden de este Ministerio de 20 de noviembre de 1964, y se les otorgará el número que les corresponda de acuerdo con el orden cronológico de las autorizaciones. 

CAPITULO II 
De las categorías 

Artículo 11. 
1. Los campamentos públicos se clasificarán en atención a sus instalaciones y servicios en las categorías de «lujo», «primera», «segunda» y «tercera», cuyos distintivos serán, respectivamente, «L», «1.ª», «2.ª» y «3.ª» dentro de una silueta frontal de tienda de campaña. 
2. En la entrada de los establecimientos, en la propaganda impresa y en los justificantes de pago se consignará en forma que no deje lugar a dudas la categoría asignada mediante el distintivo correspondiente. 

Artículo 12. 
Los campamentos de categoría de «lujo» deberán reunir como mínimo las siguientes condiciones: 
1.ª Capacidad de alojamiento: Se determinará a razón de 25 metros cuadrados de superficie útil por campista. 
2.ª Accesos: La entrada al campamento será accesible a toda clase de vehículos, con circulación en el interior por viales idóneos. 
3.ª Edificaciones: En su construcción se emplearán materiales de primera calidad y serán las siguientes: 
A) Recepción. 
B) Restaurante. 
C) Bar. 
D) Sala de reunión, salvo que el bar, por su capacidad, pueda utilizarse con este fin. 
E) Supermercado. 
F) Salones de peluquería para señoras y caballeros. 
G) Sala de curas y primeros auxilios. 
H) Servicios higiénicos: En estas edificaciones, que tendrán los suelos embaldosados y las paredes revestidas de azulejos o material similar hasta 1,80 metros de altura, se instalarán los siguientes servicios: 
a) Duchas: Una por cada 30 campistas. En cabinas individuales de 1 por 1,20 metros. Con agua fría permanente en todas y caliente en algunas. 
b) Lavabos: De porcelana, mármol o acero inoxidable. Estarán dotados de agua fría permanente. Uno por cada 20 campistas. 
c) Evacuatorios: Con agua corriente y papel higiénico. Uno por cada 20 campistas. 
4.ª Otras instalaciones: 
A) Agua potable: En el mismo terreno, sin limitaciones de caudal, con grifos o fuentes distribuidos por el campamento. 
B) Energía eléctrica: Luz eléctrica en toda la extensión del campamento. Durante las horas de descanso estarán permanentemente encendidos puntos de luz en la entrada y servicios higiénicos y algunos distribuidos estratégicamente de manera que faciliten el tránsito por el interior. 
Tomas de corriente en todos los lavabos de caballeros y en algunos de los de señoras o en lugar aparte, con sus correspondientes espejos. 
Tomas de corriente para caravanas. 
C) Sombras: Por arbolado y cuando sea escaso por sombrajos distribuidos convenientemente. 
D) Otras instalaciones higiénicas: 
a) Fregaderos: Dotados de piletas de porcelana, mármol o metálicas. Podrán estar instalados al aire libre, pero convenientemente protegidos del sol y la lluvia. Uno por cada 60 campistas. 
b) Lavaderos: Con piletas de porcelana, mármol, piedra o cemento, y de estar al aire libre, con igual protección que los fregaderos. Uno por cada 60 campistas. 
c) Basureros: Recipientes de plástico o metálicos con tapadera, convenientemente distribuidos por el campamento. Uno por cada 40 campistas. 
E) Parque infantil: Con aparatos e instalaciones de recreo y gimnasia infantiles. Su extensión guardará relación con la capacidad del campamento. 
F) Piscinas: Una para niños y otra para adultos que reúnan las condiciones técnicas y sanitarias exigidas por la legislación vigente. Podrá dispensarse la instalación de la piscina de adultos cuando el establecimiento estuviere situado en las inmediaciones de una playa. 
5.ª Servicios: 
A) De recepción. 
B) De asistencia médica. Una visita diaria, debiendo figurar en recepción su horario. Servicio permanente de practicante, enfermero o socorrista titulados. Botiquín de primeros auxilios. 
C) Telefónico: Con algún aparato en cabina aislada. 
D) De lavandería. Explotado directamente por la Empresa o concertado. 
E) De lavado de coches, atendido por los empleados del campamento. 
F) De vigilancia diurna y nocturna. 
G) De recogida de basuras. Dos veces al día. 
H) De custodia de valores en caja fuerte. 
I) De recogida y entrega diaria de correspondencia. Un buzón. 
J) Venta de prensa nacional y extranjera. 
6.ª Personal: Un Director que reúna las condiciones exigidas en el Estatuto Ordenador de las Empresas y de las Actividades Turísticas Privadas. Un recepcionista, con conocimiento de dos idiomas extranjeros. Un practicante, enfermero o socorrista. Guardas en número suficiente para la debida vigilancia del campamento. Un encargado y una encargada de los servicios higiénicos. Todo el personal, excepto el Director, estará debidamente uniformado. 

Artículo 13. 
Los campamentos de «primera categoría» deberán reunir como mínimo las siguientes condiciones: 
1.ª Capacidad de alojamiento: Se determinará a razón de 20 metros cuadrados de superficie útil por campista. 
2.ª Accesos: La entrada al campamento será accesible a toda clase de vehículos, con circulación en el interior por viales idóneos. 
3.ª Edificaciones: En su construcción se emplearán materiales de primera calidad y serán las siguientes: 
A) Recepción. 
B) Bar-restaurante o bar-cafetería. 
C) Servicios higiénicos: En estas edificaciones, que tendrán los suelos embaldosados y las paredes revestidas de azulejos o material similar hasta 1,50 metros de altura, se instalarán los siguientes servicios: 
a) Duchas: Una por cada 40 campistas. En cabinas individuales de 1 por 1,20 metros. Con agua fría permanentemente. 
b) Lavabos: De porcelana o acero inoxidable. Estarán dotados de agua fría permanentemente. Uno por cada 30 campistas. 
c) Evacuatorios: Con agua corriente y papel higiénico. Uno por cada 30 campistas. 
4.ª Otras instalaciones: 
A) Agua potable: En el mismo terreno, sin limitaciones de caudal, con grifos o fuentes distribuidos por el campamento. 
B) Energía eléctrica: Luz eléctrica en toda la extensión del campamento. Durante las horas de descanso estarán permanentemente encendidos puntos de luz en la entrada y servicios higiénicos y algunos distribuidos estratégicamente de manera que faciliten el tránsito por el interior. 
Tomas de corriente en todos los lavabos de caballeros y en algunos de los de señoras o en lugar aparte, con sus correspondientes espejos. 
Tomas de corriente para caravanas. 
C) Sombras: Por arbolado o sombrajos distribuidos convenientemente. 
D) Otras instalaciones higiénicas: 
a) Fregaderos y lavaderos: Podrán estar instalados al aire libre, pero convenientemente protegidos del sol y la lluvia. Un fregadero o lavadero por cada 60 campistas, fijando libremente la Empresa el número de unos y otros. 
b) Basureros: Recipientes de plástico o metálicos con tapadera, convenientemente distribuidos por el campamento. Uno por cada 50 campistas. 
c) Zona infantil: Con algún aparato o instalación de recreo. Su extensión guardará relación con la capacidad del campamento. 
5.ª Servicios: 
A) De recepción. 
B) De asistencia médica. Una visita diaria, debiendo figurar en recepción su horario. Botiquín de primeros auxilios. 
C) Telefónico: Con algún aparato en cabina aislada. 
D) De vigilancia diurna y nocturna. 
E) De recogida de basuras. Dos veces al día. 
F) De custodia de valores en caja fuerte. 
G) De recogida y entrega diaria de correspondencia. Un buzón. 
H) De venta de prensa, víveres y artículos de uso frecuente por los campistas. 
6.ª Personal: Un Recepcionista, con conocimiento de un idioma extranjero. Guardas en número suficiente para la debida vigilancia del campamento. Una encargada de los servicios higiénicos de señoras. Todo el personal llevará su correspondiente distintivo. 

Artículo 14. 
Los campamentos de «segunda categoría» deberán reunir como mínimo las siguientes condiciones: 
1.ª Capacidad de alojamiento: Se determinará a razón de 17 metros cuadrados de superficie útil por cada campista. 
2.ª Accesos: La entrada al campamento será accesible a toda clase de vehículos con circulación en el interior por viales idóneos. 
3.ª Edificaciones. Serán las siguientes: 
A) Recepción. 
B) Bar. 
C) Servicios higiénicos: En estas edificaciones, que tendrán los suelos embaldosados y las paredes enfoscadas con cemento y encaladas en su totalidad, se instalarán los siguientes servicios: 
a) Duchas: Una por cada 50 campistas. En cabinas individuales de 1 por 1,20 metros. Con agua fría permanentemente. 
b) Lavabos: De porcelana. Estarán dotados de agua fría permanentemente. Uno por cada 40 campistas. 
c) Evacuatorios: Con agua corriente. Uno por cada 35 campistas. 
4.ª Otras instalaciones: 
A) Agua potable: En el mismo terreno, sin limitación de caudal, con fuentes o grifos distribuidos por el campamento. 
B) Energía eléctrica: Luz eléctrica en toda la extensión del campamento. Durante las horas de descanso estarán permanentemente encendidos puntos de luz en la entrada y servicios higiénicos así como algunos distribuidos estratégicamente de manera que faciliten el tránsito por el interior. 
Tomas de corriente en algunos lavabos, tanto de caballeros como de señoras, o en lugar aparte con sus correspondientes espejos. 
C) Sombras: Por arbolado o por sombrajos distribuidos convenientemente. 
D) Otras instalaciones higiénicas: 
a) Fregaderos y lavaderos: Podrán estar instalados al aire libre, pero convenientemente protegidos del sol y la lluvia. Un fregadero o lavadero por cada 60 campistas, fijando libremente la Empresa el número de unos y otros. 
b) Basureros: Recipientes de plástico o metálicos con tapadera, convenientemente distribuidos por el campamento. Uno por cada 50 campistas. 
5.ª Servicios: 
A) De recepción. 
B) De asistencia médica concertada, debiendo figurar en recepción un aviso de la existencia de este servicio. Botiquín de primeros auxilios. 
C) De vigilancia diurna y nocturna. 
D) De recogida de basuras. Dos veces al día. 
E) De custodia de valores en caja fuerte. 
F) De recogida y entrega diaria de correspondencia. Un buzón. 
G) De venta de víveres y artículos de uso frecuente por los campistas. 
6.ª Personal: Un Recepcionista con conocimiento de un idioma extranjero. Guardas en número suficiente para la debida vigilancia del campamento. Todo el personal deberá llevar el correspondiente distintivo. 

Artículo 15. 
Los campamentos de «tercera categoría» deberán reunir como mínimo las siguientes condiciones: 
1.ª Capacidad de alojamiento: Se determinará a razón de 15 metros cuadrados de superficie útil por campista. 
2.ª Edificaciones: Serán las siguientes: 
A) Recepción. 
B) Bar. 
C) Servicios higiénicos: En estas edificaciones, que tendrán los suelos de cemento continuo y las paredes enfoscadas con cemento y encaladas en su totalidad, se instalarán los siguientes servicios: 
a) Duchas: Una por cada 60 campistas. 
b) Lavabos: Con agua corriente. Uno por cada 50 campistas. 
c) Evacuatorios: Con agua corriente. Uno por cada 40 campistas. 
3.ª Otras instalaciones: 
A) Agua potable: En el mismo terreno, con fuentes o grifos distribuidos por el campamento. 
B) Iluminación: Luz eléctrica o de otro tipo en toda la extensión del campamento o al menos en la entrada, recepción y servicios higiénicos. 
C) Otras instalaciones higiénicas: 
a) Fregaderos y lavaderos: Podrán estar instalados al aire libre, pero convenientemente protegidos del sol y la lluvia. Un fregadero o lavadero por cada 60 campistas, fijando libremente la Empresa el número de unos y otros. 
b) Basureros: Recipientes de plástico o metálicos con tapadera, convenientemente distribuidos por el campamento. Uno por cada 50 campistas. 
4.ª Servicios: 
A) De recepción. 
B) De botiquín de primeros auxilios. 
C) De vigilancia diurna y nocturna. 
D) De recogida de basuras. Una vez al día. 
E) De recogida y entrega de correspondencia. Un buzón. 
5.ª Personal: Guardas en número suficiente para la debida vigilancia del campamento. Llevarán el correspondiente distintivo. 

Artículo 16. 
1. No obstante lo dispuesto en los artículos anteriores, la Dirección General de Empresas y Actividades Turísticas, al realizar la clasificación de los establecimientos, ponderará en su conjunto la concurrencia de las expresadas condiciones y podrá discrecionalmente, oído el Sindicato Nacional de Hostelería y Actividades Turísticas, dispensar de alguna o algunas de ellas cuando así lo aconseje el emplazamiento del campamento o el número, calidad y demás circunstancias de las condiciones existentes. 
2. Especialmente podrá hacer uso de la facultad a que se refiere el número anterior respecto a aquellos campamentos públicos adaptados en su totalidad o preferentemente para la instalación de caravanas. 
3. Con carácter excepcional, el citado Centro directivo podrá exigir que los campamentos públicos de turismo reúnan las condiciones requeridas a una determinada categoría en atención a las circunstancias concurrentes en el lugar en que se pretendan instalar. 

Artículo 17. 
En todo campamento público de turismo, cualquiera que sea su categoría, deberán cumplirse las siguientes prescripciones: 
1.ª Prescripción general: Las construcciones, instalaciones y servicios deberán estar siempre en consonancia con la categoría que el campamento ostente, tanto por lo que se refiere a la calidad de los materiales o elementos empleados como a su conservación y limpieza. 
2.ª Emplazamiento: No podrán instalarse: 
a) En terrenos situados en ramblas, lechos secos o torrenteras de ríos y en los susceptibles de ser inundados, así como en aquellos que por cualquier causa resulten peligrosos o poco saludables. 
b) En un radio inferior a 150 metros de los lugares de captación de agua potable para el abastecimiento de poblaciones. 
c) En aquellos lugares que por exigencias del interés militar, industrial o turístico o de otros intereses de carácter nacional, provincial o municipal estén afectados por prohibiciones o limitaciones en este sentido o por servidumbres públicas establecidas expresamente por disposiciones legales o administrativas, salvo que se obtenga la oportuna autorización de los Organismos competentes. 
d) En los cascos urbanos, salvo que se trate de campamentos de las categorías de «lujo» o «primera». 
3.ª Capacidad de alojamiento: Las tres cuartas partes de la superficie total del campamento estarán reservadas para zona de acampada. Para la determinación de la capacidad de alojamiento en relación con la superficie útil para cada campista no se incluirán entre éstos los menores de diez años. 
4.ª Cerramiento: Los campamentos deberán estar cercados en todo su perímetro de forma que se impida el libre acceso a los mismos. 
Podrá dispensarse en parte del cerramiento artificial cuando los accidentes naturales hagan inútil la instalación de aquél. 
Excepto en los campamentos situados en cascos urbanos, en los que será siempre de fábrica, podrá emplearse para el cerramiento cualquier clase de material o cierre vegetal, salvo el alambre espinoso. 
En todo caso la cerca estará en consonancia con la natural fisonomía del paisaje, evitando en lo posible que destaque indebidamente. 
5.ª Circulación interior: Los viales para la circulación de vehículos por el interior del campamento tendrán una anchura de cinco y de tres metros, respectivamente según sean de doble o única dirección. 
6.ª Señalización: En las carreteras o caminos en cuyas proximidades sean instalados los campamentos figurarán las oportunas señalizaciones, conforme a las normas dictadas por los Organismos competentes. Asimismo en el interior del campamento deberá indicarse la dirección a los diferentes servicios. 
7.ª Servicios higiénicos: La distribución de estos servicios será del 50 por 100 para cada sexo. En el caso de que estén instalados en el mismo edificio los de señoras y los de caballeros tendrán entradas independientes y estarán separados por pared hasta el techo. 
Cuando la extensión del campamento lo aconseje estarán agrupados en dos o más edificaciones convenientemente distribuidas por el terreno. 
Las construcciones tendrán ventanas, huecos o vanos de aireación situados de forma que se evite la visibilidad desde el exterior. 
En aquellos campamentos cuya capacidad sea superior a 400 campistas podrá autorizarse la reducción hasta un 20 por 100 del número de estos servicios exigidos en los artículos 12 al 15. 
8.ª Evacuatorios: El 50 por 100 de los destinados a caballeros podrán ser sustituidos por la instalación aneja de urinarios en igual número, y de los restantes el 20 por 100 podrán ser placas turcas. 
La evacuación o eliminación deberá estar resuelta en debida forma por alcantarillado o fosa aséptica, sin que en ningún caso pueda ser utilizado el sistema de zanjas en tierra. Cuando la evacuación tenga lugar sobre ríos, lagos o playas deberá instalarse un adecuado sistema de depuración. 
Cada evacuatorio deberá estar debidamente separado de los demás. 
9.ª Agua: Antes de comenzar cada temporada de funcionamiento, y en todo caso una vez al año, deberá acreditarse la potabilidad del agua mediante la presentación del oportuno certificado expedido por el Organismo competente. 
Las fuentes de agua potable distribuidas por el campamento tendrán un perímetro de protección para evitar encharcamientos. 
Sólo podrá utilizarse el agua no potable para riego y en los evacuatorios. En cada fuente deberá indicarse si el agua es o no potable. 
10. Energía eléctrica: Los puntos de luz que permanezcan encendidos durante las horas de descanso deberán estar protegidos con pantallas o de forma que no causen molestias. 
Junto a las tomas de corriente se indicará el voltaje. 
11. Botiquín de primeros auxilios: Estará situado en lugar visible o en otro caso debidamente señalizado, y dispondrá de los elementos adecuados para poder atender con prontitud y la mayor eficacia posible los accidentes más frecuentes. 
12. Extinción de incendios: El sistema de protección contra incendios será el adecuado a las instalaciones y capacidad de alojamiento. Los Guardas estarán instruidos en su manejo y sobre las medidas a adoptar en caso de siniestro. 
13. Construcciones fijas: Dentro de la superficie reservada para zona de acampada la Dirección General de Empresas y Actividades Turísticas podrá autorizar la existencia de construcciones fijas destinadas a alojamiento, siempre que las mismas no ocupen más de la cuarta parte de dicha superficie y el número de plazas en ellas no exceda del 25 por 100 de la capacidad total del campamento. 
La Dirección General determinará en cada caso, atendidas las circunstancias, las características y condiciones de tales alojamientos. 
14. Restaurantes y cafeterías: Las cafeterías y restaurantes instalados en el interior de los campamentos se regirán por sus respectivas ordenaciones turísticas. 

Artículo 18. 
1. La Dirección General de Empresas y Actividades Turísticas mediante expediente, en el que se oirá al interesado y al Sindicato Nacional de Hostelería y Actividades Turísticas, podrá revisar la categoría otorgada a un campamento, asignándole otra inferior cuando su estado de conservación o su funcionamiento no le hagan merecedor a la que ostente. 
2. Las Empresas titulares de los campamentos que habiendo realizado mejoras en sus instalaciones o servicios deseen la adscripción a una categoría superior a la que ostente el establecimiento, elevarán la oportuna solicitud a la Dirección General de Empresas y Actividades Turísticas a través de la Delega-ción Provincial correspondiente, adjuntando la documentación acreditativa de las mejoras realizadas. 

CAPITULO III 
Del funcionamiento 

Artículo 19. 
1. Los campamentos públicos de turismo deberán permanecer abiertos durante toda la temporada de funcionamiento consignada en la solicitud de apertura. 
2. Cualquier ampliación de la temporada deberá ser notificada a la Dirección General de Empresas y Actividades Turísticas, precisándose previa autorización cuando se tratare de reducir la misma. 

Artículo 20. 
1. En todos los campamentos, cualquiera que sea su categoría, la oficina de recepción, que estará situada en las proximidades de la entrada, constituirá el centro de relación con los clientes a efectos administrativos, asistenciales y de información, debiendo estar atendida por personal capacitado desde las ocho a las veintitrés horas. 
2. Obrarán en la citada oficina la licencia de apertura, el libro registro de entradas y salidas de campistas, el libro ficha de inspección y el libro oficial de reclamaciones. Este último, así como una copia del Estatuto Ordenador de las Empresas y de las Actividades Turísticas Privadas, de la presente Ordenación y de cuantas otras disposiciones legales regulen esta actividad, estarán a disposición de los clientes. 

Artículo 21. 
1. En la oficina de recepción o en las proximidades de la entrada al campamento, y siempre en lugar que posibilite su lectura sin dificultad, figurarán además de cuantas informaciones se juzguen de interés para los campistas los siguientes datos y documentos: 
a) Nombre y categoría del campamento. 
b) Temporada de funcionamiento. 
c) Cartel oficial de precios. 
d) Cuadro de horarios, en el que se especificará el de «silencio» o descanso nocturno y los de utilización de los diferentes servicios. 
e) Plano del campamento, en el que con toda precisión se indicará la situación de todas las instalaciones y servicios, los espacios libres y la superficie destinada a zona de acampada. 
f) Indicación de que existe a disposición de los clientes un libro de reclamaciones y ejemplares de las disposiciones a que se alude en el número 2 del artículo anterior. 
g) Reglamento de Régimen Interior. 
2. Los citados documentos y datos deberán estar redactados en español, francés, inglés y alemán, pudiendo emplearse signos convencionales de uso internacional. 


CAPITULO IV 
De los precios 

Artículo 22. 
Los precios máximos a percibir en los campamentos públicos serán fijados por la Dirección General de Empresas y Actividades Turísticas a propuesta de los titulares de los establecimientos, conforme a lo preceptuado en este capítulo. 

Artículo 23. 
1. A los efectos determinados en el artículo anterior, los diversos conceptos a incluir en las tarifas de precios por cada jornada transcurrida en el campamento serán los siguientes 
a) Por estancia, que se devengará por persona, y en cuyo concepto estará comprendido el uso de las instalaciones comunes del campamento. Los niños hasta diez años de edad gozarán de precio reducido. 
b) Por tienda individual. 
c) Por tienda familiar, considerándose como tal la que tuviere capacidad para dos o más personas. 
d) Para automóviles. 
e) Por motocicleta o bicicleta. 
f) Por remolques o caravanas. 
g) Por «sleeping-car» (coche cama). 
h) Por autocares. 
2. Los pagos por los anteriores conceptos se computarán por jornada, conforme al número de pernoctaciones, devengándose en todo caso como mínimo los correspondientes a una jornada, y entendiéndose que la última o día de salida termina a las doce horas. 

Artículo 24. 
Los titulares de los campamentos deberán solicitar anualmente de la Dirección General de Empresas y Actividades Turísticas la aprobación de los precios máximos que se propongan aplicar durante la temporada de funcionamiento por los conceptos indicados en el artículo anterior, pudiendo aquéllos fijar los precios que estimen oportunos dentro de los límites máximos que se autoricen. 

Artículo 25. 
Las propuestas de precios habrán de formularse por ejemplar cuadriplicado y conforme al modelo oficial. Dos ejemplares se entregarán en el Sindicato Provincial de Hostelería y Actividades Turísticas y los otros dos, con el previo visado de dicho Sindicato, deberán tener entrada durante el mes de mayo de cada año en la Delegación Provincial de este Ministerio que corresponda al lugar del establecimiento, la cual lo elevará con su informe a la Dirección General de Empresas y Actividades Turísticas dentro de la primera quincena del mes de junio. 

Artículo 26. 
La Dirección General de Empresas y Actividades Turísticas, en el plazo de treinta días, a partir de la recepción de la expresada documentación, aceptará los precios máximos propuestos o reducirá discrecionalmente los mismos en la cuantía que estime justa. 

Artículo 27. 
Las Empresas que no remitan sus declaraciones de precios antes del 1 de junio se atendrán a los que le fije la Dirección General de Empresas y Actividades Turísticas, sin perjuicio de la obligación de cumplimentar antes del día 30 de dicho mes los datos relativos a instalaciones y servicios que figuran en el modelo oficial. 

Artículo 28. 
Las resoluciones que se adopten por la Dirección General de Empresas y Actividades Turísticas serán notificadas al Sindicato Nacional de Hostelería y a las Empresas interesadas, poniendo fin a la vía administrativa. 

Artículo 29. 
Las Empresas de campamentos públicos darán la máxima publicidad a sus precios tanto por los conceptos indicados en el artículo 23 de esta ordenación como por cualesquiera otros correspondientes a servicios complementarios que estén en condiciones de ofrecer, debiendo figurar todos ellos en la lista oficial incorporada al libro de reclamaciones y en carteles sellados por la Delegación Provincial de Información y Turismo, que serán colocados en la forma que se indica en el artículo 21 de esta ordenación. 

Artículo 30. 
Todos los precios serán globales, por lo que se entenderán comprendidos en ellos cuantos impuestos, arbitrios y tasas estén legalmente autorizados, permaneciendo inalterables en cada campamento durante el transcurso de su temporada de funcionamiento. 

Artículo 31. 
Se expedirán a los clientes justificantes por los pagos que efectúen, con indicación en escritura inteligible de los distintos conceptos y sus precios respectivos. 


CAPITULO V 
Del personal de servicio 

Artículo 32. 
1. Los Directores de los campamentos públicos serán considerados a efectos del cumplimiento de esta ordenación como representantes legales de las Empresas propietarias o explotadoras de los establecimientos, y tendrán las siguientes obligaciones: 
a) Cuidar del buen régimen de funcionamiento del campamento, en especial de que el trato a la clientela por parte del personal sea amable y cortés. 
b) Dar cumplimiento a lo dispuesto en los artículos 36 y 37, sobre admisión o expulsión de campistas. 
c) Comunicar a la autoridad competente o a sus agentes cualquier alteración de orden público, comisión de delitos o sospecha sobre la identidad de los campistas. 
d) Dar cuenta a la autoridad sanitaria más próxima de los casos de enfermedad contagiosa de que tengan conocimiento. 
e) Comunicar a la correspondiente Delegación Provincial de Información y Turismo toda declaración sentada en el libro oficial de reclamaciones dentro de las 24 horas siguientes a su inserción, mediante la presentación de dicho libro, en el cual se estampará la oportuna diligencia, o por escrito, en el que deberá reproducirse la queja de modo literal, y del que podrá pedirse recibo en el acto de presentarlo. 
2. La designación de los Directores de los campamentos corresponde a las Empresas, que deberán notificar los nombramientos a la Dirección General de Empresas y Actividades Turísticas a través de la Delegación Provincial correspondiente, según lo preceptuado en el artículo 14, párrafo segundo, del Estatuto ordenador. 

Artículo 33. 
En aquellos campamentos en los que no exista Director el incumplimiento de las obligaciones a que se refiere el artículo anterior será imputable al titular del establecimiento. 

Artículo 34. 
Es misión de los recepcionistas de los campamentos públicos de turismo: 
a) Llevar el libro registro de entradas y salidas de los campistas y extender los oportunos «partes de entrada» a que se refiere el artículo 39 de la presente ordenación. 
b) Cerciorarse de la identidad de los campistas a la vista de sus documentos nacionales de identidad o pasaportes. 
c) Atender a los campistas en cuantas peticiones de información les formulen tanto respecto al funcionamiento del campamento como en general respecto a otros particulares de interés turístico. 
d) Recibir y guardar la correspondencia de los campistas hasta su entrega a éstos. 

Artículo 35. 
Corresponderá a los Guardas de los campamentos públicos: 
a) Custodiar el Campamento. 
b) Cuidar del buen orden y funcionamiento del campamento, así como de que se cumplan por los campistas las prescripciones de esta ordenación y del Reglamento de Régimen Interior del establecimiento. 
c) Reconocer el terreno desalojado por los campistas para comprobar el estado en que se encuentra, y recoger, en su caso, los objetos que pudieran haber extraviado. 
d) Cuantas otras funciones correspondan a su categoría y le sean encomendadas por la Empresa. 

CAPITULO VI 
De los campistas 

Sección 1 
De su admisión en los campamentos 

Artículo 36. 
1. Los campamentos públicos de turismo tendrán la consideración de establecimientos públicos, siendo libre la utilización de los mismos por cualquier persona en las condiciones establecidas en la presente ordenación y quedando prohibido, por tanto, cualquier discriminación injustificada por razones de edad, sexo, condición social, nacionalidad u otros similares. 
2. Sin embargo, las Empresas no admitirán en sus establecimientos, o expulsarán de los mismos con el auxilio de los Agentes de la autoridad si fuera preciso, a quienes incumplan las normas de convivencia, moralidad o decencia o pretendan entrar o entren en el campamento con fin distinto al de realizar la actividad propia del acampamiento 

Artículo 37. 
No se admitirá en los campamentos públicos a los menores de 16 años que no vayan acompañados de sus padres, tutores o profesores o de persona mayor de edad que responda de sus actos. 

Artículo 38. 
Las Empresas de campamentos públicos no podrán reservar anticipadamente la totalidad de sus plazas, debiendo tener a la libre, inmediata y directa disposición de los clientes al menos un diez por ciento de las mismas. 

Artículo 39. 
Para alojarse en el campamento deberán los campistas exhibir en la oficina de recepción su pasaporte o documento oficial que acredite la identidad y firmar el correspondiente «parte de entrada». 

Sección 2 
De sus derechos y obligaciones 

Artículo 40. 
Los clientes de los campamentos públicos tendrán los siguientes derechos: 
a) Hacer uso de las instalaciones y servicios de acuerdo con la presente ordenación, y, en su caso, con lo establecido en el Reglamento de Régimen Interior. 
b) Conocer los precios de los distintos 

Artículo 41. 
Son obligaciones de los clientes de los campamentos públicos: 
a) Someterse a las prescripciones particulares de la Empresa titular del campamento en cuanto no contradigan lo dispuesto en el Estatuto Ordenador de las Empresas y Actividades Turísticas Privadas y en la presente ordenación y estén encaminadas a mantener el orden y el buen régimen del campamento. 
b) Observar las normas usuales de convivencia, moralidad, decencia y orden público. 
c) Poner en conocimiento de la Dirección del campamento los casos de enfermedad febril o contagiosa de que tengan conocimiento. 
d) Abandonar el alojamiento una vez transcurrido el tiempo previamente pactado, salvo que éste sea prorrogado de mutuo acuerdo entre la Empresa y el cliente o, en su defecto y en caso de fuerza mayor, sea autorizada la autorización en el disfrute del alojamiento por el Delegado de Información y Turismo de la provincia en que radique el campamento. 
e) Abonar el precio de los servicios de conformidad con lo establecido en el capítulo cuarto del presente título. 

Artículo 42. 

1. Queda prohibido a los campistas alojados en los campamentos públicos de turismo: 
a) Perturbar el silencio o el descanso de los demás campistas desde las veintitrés a las ocho horas del día siguiente. 
b) Encender fuego de leña o en el caso de que estuviera permitido hacerlo fuera de los lugares autorizados para ello. 
c) Hacerse acompañar por animales que manifiestamente supongan un peligro o molestia para los campistas. 
d) Llevar armas y objetos que puedan causar accidentes. 
e) Abandonar residuos o basuras fuera de los recipientes destinados a ello, y especialmente arrojarlos a los arroyos, pozos, fuentes o vías públicas. 
f) Introducir en el campamento a personas no alojadas en él sin la previa autorización del personal del servicio. 
g) Tener prendas de vestir en lugares no permitidos. 
2. El campista que contraviniere alguna de estas prohibiciones podrá ser expulsado del campamento, de acuerdo con lo dispuesto en el número 2 del artículo 36 de esta ordenación. 

TITULO III 
De los campamentos privados 

Artículo 43. 
1. Los campamentos instalados por Corporaciones u Organismos públicos se regirán por sus propias normas, salvo que de conformidad con lo dispuesto en el apartado a) del número 2 del artículo segundo tengan la consideración de públicos. 
2. No obstante, la instalación de dichos campamentos deberá ser comunicada al Ministerio de Información y Turismo con quince días de antelación, acompañando una sucinta memoria descriptiva de sus características, capacidad en plazas, situación, superficie total, instalaciones y servicios y régimen de funcionamiento. 

Artículo 44. 
1. Las entidades privadas a que se refiere el artículo segundo deberán solicitar del Ministerio de Información y Turismo la oportuna autorización de apertura de sus campamentos, tramitándose las correspondientes solicitudes conforme al procedimiento establecido en el artículo 6.º en cuanto les afecte. 
2. Asimismo será de aplicación a estos campamentos lo dispuesto sobre modificaciones, cambio de titularidad y cierre en los artículos 7.º al 9.º de la presente ordenación. 
3. Sus edificaciones, instalaciones y servicios serán como mínimo los exigidos en los artículos 15 y 17 a los campamentos públicos de tercera categoría, pudiendo la Dirección General de Empresas y Actividades Turísticas hacer uso de las facultades indicadas en el artículo 16. 

Artículo 45. 
1. Todos los campamentos comprendidos en el presente título tendrán como distintivo una silueta frontal de tienda de campaña, en cuyo interior constará la palabra «privado», debiendo figurar el mismo tanto en la entrada como en las señalizaciones en las carreteras o caminos. 
2. Estos campamentos no podrán emplazarse en los lugares a que se refiere el artículo 17 de esta ordenación ni a menos de un kilómetro de un campamento público. 

TITULO IV 
De la acampada fuera de los campamentos de turismo 

Artículo 46. 
1. Fuera de los campamentos de turismo no podrán instalarse conjuntamente más de tres tiendas o caravanas, sin que en ningún caso pueda exceder de diez el número de acampadores, ni prolongarse la acampada en el mismo lugar más de tres días. Se entenderá que la acampada es conjunta cuando entre los grupos de tiendas exista una distancia inferior a quinientos metros. 
2. Excepcionalmente el Ministerio de Información y Turismo podrá autorizar la instalación conjunta de más de tres tiendas o caravanas o la acampada de más de diez personas o por más de tres días cuando así lo solicite cualquier Organismo o entidad pública o privada para la práctica por sus miembros de esta actividad. En la correspondiente solicitud, que será presentada con quince días de antelación en la Delegación de Información y Turismo de la provincia en que se pretenda acampar, acompañando, en su caso, la autorización del propietario de los terrenos, se consignarán además de los datos de identificación de la entidad peticionaria el lugar y duración de la acampada y número de tiendas a instalar y de campistas. 

Artículo 47. 
Queda prohibido acampar en aquellos lugares en los que según el artículo 17 no puedan instalarse campamentos públicos de turismo, así como a menos de un kilómetro de éstos o de los núcleos urbanos o lugares concurridos. 

TITULO V 
Fomento, protección y recompensa de los campamentos de turismo 

Artículo 48. 
1. Los campamentos públicos de turismo serán objeto por el Ministerio de Información y Turismo de una específica publicidad, a fin de difundir su conocimiento en los medios adecuados. 
2. El departamento promoverá la edición de una «Guía de camping», con expresión de sus categorías, servicios que ofrezcan y precios máximos autorizados a los mismos. 

Artículo 49. 
El Ministerio de Información y Turismo fomentará la construcción, ampliación y reforma de los campamentos públicos de turismo mediante la concesión de préstamos en la forma y condiciones establecidas en la legislación vigente sobre crédito hotelero y para construcciones turísticas. 

Artículo 50. 
Las Empresas de «camping» que por las instalaciones que ofrezcan sus establecimientos y servicios que presten lo merezcan serán declaradas «Empresas recomendadas», pudiendo exhibir el título o placa que exteriorice tal distinción. 

Artículo 51. 
Queda prohibido el ejercicio de las actividades propias de las Empresas de «camping», así como el empleo de las denominaciones «campamentos de turismo», «camping» y otras similares, sin el previo cumplimiento de los requisitos establecidos en la presente ordenación. 

Artículo 52. 
Todas las actividades relacionadas con el fomento y desarrollo del «camping», y especialmente las de los clubes o asociaciones de campistas, tendrán la consideración de turísticas, a tenor de lo dispuesto en el número 3 del artículo primero del Estatuto Ordenador de las Empresas y Actividades Turísticas Privadas, y a las mismas le serán de aplicación las prescripciones de los artículos 27 y 28 del mencionado Estatuto. 

TITULO VI 
Sanciones 

Artículo 53. 
Las infracciones que se cometan contra lo preceptuado en esta ordenación darán lugar a responsabilidad administrativa, la cual se hará efectiva mediante la imposición de alguna o varias de las sanciones establecidas en el Estatuto Ordenador de las Empresas y Actividades Turísticas Privadas. 

DISPOSICIONES TRANSITORIAS 
Primera. 1. En tanto tiene lugar la clasificación a que se refiere el artículo 11 de esta ordenación, los campamentos públicos actualmente abiertos continuarán con la categoría que hasta la fecha ostentan. 
2. No obstante lo anterior, los titulares de dichos establecimientos podrán solicitar de la Dirección General de Empresas y Actividades Turísticas, a través de la Delegación Provincial correspondiente, su adscripción a una categoría superior, siempre que se obliguen a adecuar sus instalaciones y servicios en la forma y plazo que determina la disposición transitoria siguiente. El incumplimiento de esta obligación será sancionado de acuerdo con lo dispuesto en el artículo 53 de la presente ordenación. 
Segunda. En el plazo de un año, a partir de la entrada en vigor de la presente ordenación, todos los campamentos públicos de turismo deberán adecuar sus instalaciones a las exigencias que se determinan para sus respectivas categorías. 
Tercera. 1. Dentro del plazo de un año a que se refiere la disposición transitoria anterior los titulares de los campamentos públicos hasta la fecha abiertos deberán solicitar del Ministerio de Información y Turismo que se señale su categoría, a cuyo fin presentarán sus solicitudes, conforme al modelo oficial, en la Delegación Provincial de Información y Turismo que corresponda al lugar del establecimiento, acompañadas de los documentos a que se refiere el artículo sexto de esta ordenación. 
2. La tramitación de las mencionadas solicitudes se ajustará a lo establecido en el artículo citado.

DISPOSICIÓN DEROGATORIA. 
1. Derogados por la disposición final primera del Estatuto Ordenador de las Empresas y Actividades Turísticas el Decreto de 14 de diciembre de 1956 y las normas primera a octava, párrafo primero de la novena y décima de la Orden conjunta de los Ministerios de la Gobernación y de Información y Turismo de 30 de abril de 1957, que continuaban vigentes con carácter transitorio, quedarán sin aplicación al entrar en vigor la presente ordenación. 
2. Asimismo quedan derogadas las Ordenes de este Ministerio de 7 de marzo y 30 de abril de 1957 y de 6 de octubre de 1965.