25 de enero de 2019

GRAN DIAGONAL DE PEÑA TELERA (AD+, 700m, IV, M3). Sierra de Partacúa [Invernal. Corredor]

[Enero 2019]

Ascendemos el corredor invernal Gran Diagonal de Peña Telera, de dificultad AD/AD+, 700m, IV, M3, en la Sierra de Partacúa.

Tachamos con ésta una jornada dura de alpinismo técnico que venía rondando nuestras mentes des de hacía un buen tiempo. Se trata de una ruta de dificultad que combina los tres elementos para que una aventura lo sea con mayúsculas. Belleza, técnica y compromiso. Una larga canal de hielo y nieve que sucede una serie de resaltes de mixto y roca, que presentan algo de dificultad, con una recompensa de ambiente alpino en el paso del balcón mirador. En su totalidad es inmejorable. Afirmo que se trata de uno de los corredores más bonitos del Pirineo.

[La Gran Diagonal de Peña Telera]

Es de justicia mencionar, no obstante, la serie de contratiempos que nos sucederán a lo largo de la jornada, haciendo que perdamos mucho tiempo, y que nos conllevará un descenso asistido bien entrada la noche por el Paso Horizontal y Canal Cachivirizas. Finalmente podemos afirmar que todo salió bien y que nunca hay que subestimar ningún elemento del riesgo de la actividad. Tomar las decisiones adecuadas. De nosotros depende en buena medida un final feliz.  

La ruta ronda los 17kms, 1200m de desnivel, contratiempos incluidos estuvimos 22h en la montaña, si bien se culminaría sin problemas en unas 13h. 

[Reseñas del Corredor Gran Diagonal de Peña Telera. Fuentes: davidmalabarista.blogspot.com, empujatrenes.wordpress.com, loschicosdelpiolet.wordpress.com]

Dejamos el coche en la pista del Parque Faunístico Lacuniacha, en Piedrafita de Jaca, y ascendemos del Ibón de Piedrafita al pie del Peña Telera. Tomaremos el evidente corredor Gran Diagonal una vez flanqueamos un muro de roca y justo antes de una aguja muy destacada.

[Aproximación des del Ibón de Piedrafita. Amaneciendo]

[Llegamos al pie del Corredor de la Gran DIagonal de Peña Telera]

Llegados al pie del Corredor Gran Diagonal. Nos equipamos y preparamos todo lo necesario para el ascenso. Piolet y grampones y empezamos a pisar nieve. Empieza el corredor. 

[Inicio del corredor. Tiene buena pinta]

[Nos equipamos]

[Y entramos en materia]

La primera pala de nieve sube a unos 40º de inclinación. Nieve en muy buenas condiciones. Progresaremos ganando inclinación a medida que ascendamos. Llegaremos así hasta el primer resalte rocoso, a partir de donde ya es recomendable asegurarse y así haremos. 

[La primera pala de nieve]

[Llegamos al primer resalte de roca]

[Vista atrás al Pirineo Occidental]

En el primer resalte de roca sacamos las cuerdas y empezamos a asegurar. Es cierto que pecamos de asegurar demasiado y eso conlleva sacrificar un tiempo que luego nos faltará. Pensamos que nunca está de más y mejor empezar con buen pie. 

Los resaltes de roca y pasos de mixto de escalada algo más técnica, máximo IVº/M3, los iré sacando de primero y Endika abre los largos de enlace por nieve. Aseguramos aprovechando algún pitón que encontramos en los pasos clave, colocando algunos al uso, y combinando fisureros y cordinos en salientes de roca. 

[Asegurando desde una reunión con pitones, superando el primer resalte]

Superado este primer resalte continuamos progresando por nieve en buenas condiciones a buscar el segundo resalte. Como hay poca cantidad de nieve los resaltes son unas buenas trepadas por roca. Concentración y buen hacer.

El segundo resalte es el paso más técnico de los resaltes que encontramos. Con buena verticalidad, sobre 70º de inclinación, el que acota como máx. IVº/M3 de dificultad en la trepada. Aprovechando y asegurando con lo que los elementos ofrecen se deja hacer bien. 

[Metidos en el corazón de la Gran Diagonal]

[Segundo paso de mitxo, a hielo y roca. Los resaltes los iré abriendo de primero]

[Inclinación máxima a unos 70º]

En este punto sufrimos un contratiempo que nos atrasará y perderemos tiempo por ello el resto del ascenso. Endika pierde los guantes mientras me asegura la llegada a la reunión. Los vemos rodar pendiente abajo hasta que se pierden de vista. No tiene sentido ir a buscarlos rapelando para volver a ascender y continúa por ello el socio a mano pelada sobre el hielo con lo que ello conlleva, no tarda mucho en perder sensibilidad y sangrar. 

Planteamos como objetivo prioritario salir del corredor. Realmente es precioso y no por ello lo disfrutamos menos. Pero es momento de pensar que aseguramos muy lento, mi compañero le cuesta cada vez más asegurar y equipar , tiene problemas con las cuerdas y cacharros por falta de sensibilidad en los dedos, y la moral empieza a bajar. Rapelar el corredor tampoco es muy buena opción ya que los resaltes más técnicos están superados. La idea es completar la canal y descender por el corredor vecino de la Y, vía normal de descenso en invierno. 

[Nieve hasta el tercer resalte. Endika sin guantes ya]

[Ganamos altura pero estamos perdiendo mucho tiempo]

Sobre nosotros, tras varios largos de cuerda, vemos abrirse el balcón mirador. A partir de ese tramo, el más expuesto de la ruta, nos quedarán tres largos y la salida cada vez más cerca. Llevamos unas cuantas horas y se va notando. Cada vez más frío y la sensación que cada vez vamos más lentos y las horas pasan cada vez más deprisa. 

[Por el corredor llegando al mirador]

[Por detrás y bajo nosotros el corredor]

Llegamos al balcón mirador. Los resaltes más técnicos ya han pasado. Ahora con cautela a cuidar de ascender sin errores por palas de nieve de unos 60º a 70º de inclinación. El balcón es un estético e impresionante progreso sobre una caída de casi 1000m bajo nosotros. Esto es un largo en el que la fachada izquierda del corredor se desvanece abriéndose al vacío que acumulamos sobre la cara norte del Peña Telera. Demencial. Sobran las palabras. Una afilada frontera entre dos mundos, el de los que están y el de los que no. Simplemente precioso. 

[El paso del balcón mirador]

[Algo más arriba en la siguiente reunión y saliendo del corredor en dos largos más]

Hemos progresado muy lento. Con autocrítica, hemos asegurado demasiado y los contratiempos por una pérdida de los guantes nos llevan a salir del corredor con las últimas luces del día. Asumiremos las consecuencias y lo pagaremos con la dura bajada. Ataco de primero el último largo con un paso de trepada en roca de salida y fin del corredor. Lo tenemos muy cerca. 

[Endika con muchos problemas con esas manos heladas. Vamos que lo tenemos]

[Trepada final de salida y fin del corredor]

[Saliendo del corredor Gran Diagonal por arriba. Nos despedimos de la canal]

Lo conseguimos. Completamos el Corredor Gran Diagonal de Peña Telera. Aseguro y sale Endika tras de mi. Recogemos el material y sin mucha dilación planteamos el plan de escape de la montaña. Hemos llegado con las últimas luces del día y el descenso por ello se complicará. Sensación agridulce, hemos superado la mitad de la jornada, ahora a concentrarse en el descenso. 

[Se pone el sol sobre el Peña Telera y Sierra de Partacúa. Salimos del corredor Gran Diagonal]

En resumen y para no dramatizar en exceso. El descenso requiere de una toma de decisiones in extremis, que racionalmente era la mejor de nuestras posibilidades entrada la noche. Descartamos los rapeles de descenso por el Corredor Y, ya que hay baja moral puesto que sería un riesgo excesivo operar rapel al vacío a oscuras y sin precisión en las hinchadas manos de mi socio. Para mayor contratiempo todos los recambios de baterías que llevo se agotan con la altitud y frío. Los móviles no llaman, secos de batería. 

Tomamos la decisión menos mala ante las expectativas. Conseguimos antes que se apaguen una llamada al 112 y un par de mensajes de texto por precaución, para que nos asistan sobre el mejor descenso posible alternativo a los rapeles. Nos responden no movernos del lugar, para evitar tener que ir a rescate en ubicación peor. Desde donde estamos nos recomiendan el Paso Horizontal. Tras una eterna espera, agradecidos a Paco y Eduardo todo lo que uno puede agradecer, que en 3h la GC nos asiste sobre la vertical salida hacia el Paso Horizontal y lograremos así cruzarlo y descender en 4h más hasta el Ibón de Piedrafita bajando por la Canal Cachivirizas. Llegamos al coche a las 4am, tras 22h de jornada en la montaña. Un día lleno de altibajos. El cuerpo y la mente al límite. Cerramos así una jornada intensa, dura y experiencia mayúscula: la Gran Diagonal al Peña Telera.

Jornada para recordar. Exhaustos. Jornada de consolidar. Satisfechos. Jornada de aprender. Sensaciones. Una vez en el coche, es el momento de tranquilizar a quienes lo hay sufrido y se han preocupado desde casa por nosotros asistiéndonos en el descenso. Estamos bien, es lo importante. Gracias una vez más por todo. 

[Nos despedimos. ¡Hasta pronto!]

No hay comentarios:

Publicar un comentario