9 de abril de 2021

CORREDOR POCOYO (PD, 200m, 50º max.) AL PIC DE LA DONA [2701m]. Vall d'Ulldeter [Invernal. Corredor]

[Marzo 2021]

Ascensión al Pic de la Dona, 2.701m, por su cara norte por el corredor "Pocoyo" (PD, 200m, 50º max.). Como la ruta del día es en solo y he de moderar la actividad, escojo por la zona del Circ d'Ulldeter de escapada de vacaciones, un corredor poco difícil para conocer el sector de corredores que se esconde en la cara norte del Pic de la Dona. 

La ruta en sí no ha de ocuparnos más de 4h, sumando unos 9kms con 800m de desnivel acumulado, con las dificultades alpinas del corredor "Pocoyo" (PD, 200m, 50º max.).

[Corredor "Pocoyo", PD, 200m, 50º max., al Pic de la Dona, de 2.701m]

No obstante, hoy es un día de esos en los que pasa de todo. Primero me paso la embocadura del valle de los corredores con su consiguiente innecesario descenso y posterior remonte a buscar el paso correcto. Y para rematar de segundas, una vez terminada la ruta y en la furgo detecto se ha caído un piolet de la mochila, teniendo que subir a buscarlo de nuevo hasta el collado de Portella de Mantet y descenso. No es mal entreno, entre unas cosas y otras, que suman en total una jornada de 6h, unos 18 kms y 1.100m de denivel. 

[En marcha desde las pistas de esquí de Vallter]

Equipado y listo. Inicio la ruta de hoy desde las pistas de esquí de Vallter 2000 en el Circ d'Ulldeter. Tomo el sendero que sube al collado de la Portella de Mantet. Cuesta coger ritmo, hace mucho frío y el cuerpo aún acusa la falta de forma física del parón obligatorio de meses atrás. En cosa de 45 min. llegaré al mismo. 

[Subida al collado de Portella de Mantet]

Una vez en la Portella de Mantet nos encontramos en frontera con Francia. Entraremos al país vecino y dirección Norte por el camino de la Portella a buscar el bosque de acceso a la cara norte del Pic de la Dona. Descenso con cautela que hay hielo. 

[Entrando en Francia, con el Pic de Canigó al noreste observando]

[Detalles en el Camí de la Portella]

Con el manto de nieve el sendero es imperceptible. Por lo que hay que orientarse bien y enfocar la subida al valle de Coma de la Dona de los corredores de la cara norte del Pic de la Dona. Al parecer, desciendo más de la cuenta y cuando caigo en la cuenta ya estoy muy por debajo del acceso al valle. Casi estoy a la altura del siguiente valle, por lo que me toca remontar mis pasos y una vez bien ubicado poner dirección al Pic de la Dona por la Coma de la Dona. Sobreesfuerzo abriendo huella por el bosque. 

[Orientación en busca de la Coma de la Dona]

[Subiendo ya por Coma de la Dona a la vertiente norte del Pic de la Dona, destacando en lo alto]

[Detalle de los primeros corredores de la vertiente norte]

Como el objetivo es el corredor Pocoyo, pasaremos a los pies de todo el sector de corredores. Se trata de un catálogo de canales cortas y variopintas, dispuestas todas ellas en paralelo y perfectas para perderse en cada uno de sus rincones. De no ser por lo recóndito del lugar, bien pudiera ser otra escuela de alpinismo en la zona, como lo es la vecina archiconocida cara norte del Gra de Fajol Petit. 

[El sector de corredores de la cara norte del Pic de la Dona]

Una vez al pie del Corredor "Pocoyo", me hidrato y equipo con los piolets y crampones para su ascenso. Su identificación es bastante evidente, la canal más amplia algo a la izquierda respecto de la lengua de nieve que baja directamente del Pic de la Dona. Es mantenido a 45/50ª de inclinación y no presenta dificultad técnica. Se hace corto, pero ya me va bien para quitarme un poco el mono. 

[Vista al pie del corredor "Pocoyo"]


[Detalles de entrada al corredor]

[Ganando altura rápidamente]

El recorrido del corredor "Pocoyo" es de unos 200m. Encuentro buen manto de nieve y se progresa con relativa facilidad. Gano altura rápidamente y superado el paso se sale al cordal muy cerca de la cumbre del Pic de la dona. Sencillo. Ha estado bien. 

[Salida del corredor]

[Vista atrás desde la salida]

Una vez arriba, solo queda seguir el cordal unos cientos de metros hasta la loma de la amplia cumbre del Pic de la Dona. 

[Siguiendo el cordal a la amplia cumbre del Pic de la Dona]

Llego al Pic de la Dona, 2.701m. Hago algunas fotos para el recuerdo de la jornada. La estampa es de perfecta invernal, con cielo despejado y frío -9ºC en cumbre. Ha estado bien, un ascenso con un sabor distinto a una de las cumbres más accesibles del Circ d'Ulldeter, que ya he visitado en varias ocasiones. 

[Foto de rigor en la cumbre, Pic de la Dona, 2.701m]

[Detalles en cumbre. Bastiments y Bacivers al noroeste. Gra de Fajol Petit y Gran al sur]

Como ya me he entretenido bastante y hace un aire frío que traspasa, no me paro y continúo la ruta ya con el descenso al aparcamiento. Desando en cosa de una hora, primero por los neveros y más abajo por el cómodo sendero. 

[Primero desciendo los neveros por nieve blanda]

[Preciosa vista del Gra de Fajol Petit y Gran]

[Tramo final de bosque y llego a las pistas de Vallter]

Y como anécdota del día. Llego a la furgo, me quito la mochila y veo que falta un piolet. Sin pensarlo dos veces tomo sendero arriba con la esperanza de encontrarlo sin tener que subir demasiado. Sigo subiendo y sigo subiendo. Hasta la Portella de Mantet vuelvo a subir, casi 1h de ascenso después de toda la jornada, y ahí está el artilugio, a escasos 50m de llegar a la señal del collado. Sin pensar en lo absurdo de volver a subir hasta aquí, me lo tomo con filosofía, es más tiempo disfrutando del hermoso entorno. No obstante, hay que añadir que en estas fechas cerraban el aparcamiento a las 15h por lo que Soraya se baja la furgo hasta la barrera para no quedarnos encerrados dentro, por lo que me va a tocar además de descender a las pistas el bajar por la sinuosa carretera hasta la barrera. Buen modo de alargar una jornada que pretendía ser suave. Así que ahora sí, una vez desciendo hasta la barrera, ya satisfecho y con un hambre que muerdo, se pone fin a la jornada. Ha estado genial: el Pirineo nunca defrauda. Hasta la próxima. 

[Subo a recuperar el Piolet que se ha querido soltar casi en el collado]

[¡Hasta la próxima!]


25 de marzo de 2021

PUIGSALLANÇA 1027m. Serra de Finestres

[Marzo 2021]

De escapada por el perímetro catalán, nos escapamos a descubrir rincones de interior en nuestra tierra. Esta vez, mientras visitamos pueblos con encanto en la provincia de Girona, terminamos planeando el ascenso al pintoresco alto del Puigsallança, de 1.027m de altitud, punto culminante de la Serra de Finestres. 

Partimos desde la pista que une los municipios de Sant Aniol de Finestres con Mieres, justo en el denominado Coll de la Palomera, subida a Puigsallança por el bosque de encinas, hayas y robles, visita en el descenso de la Ermita de Santa Maria de Finestres y vuelta al Coll de la Palomera. La aproximación al Coll de la Palomera es por una pista de tierra, más recomendable con vehículo 4x4 o con cierta altura por el irregular estado del firme. En cualquier caso la ruta se puede alargar partiendo desde cualquiera de los senderos que suben de los municipios aledaños como Sant Aniol de F., Mieres o Santa Pau. 

Nosotros hoy haremos la ruta en su versión corta, con tintes de turismo más que de montaña, y que vale mucho la pena visitar. Tanto por lo asequible de la senda como por el entorno natural privilegiado que la envuelve. Se trata de unos 7 kms y 450 m de desnivel, dedicando cerca de 2h a ritmo tranquilo. 

[Vista del Puigsallaça desde la Ermita de Santa Maria de Finestres]

[Subimos del Coll de la Plomera a la cabaña y seguimos las indicaciones]

Tomamos el cómodo sendero dejando atrás la pista en el Coll de la Palomera. Pasamos justo por un claro junto a una cabaña donde vemos numerosas indicaciones, tanto para subir a la Ermita de Santa Maria de Finestres como al Puigsallança. Decidimos ir primero a la cumbre y visitar la ermita en el descenso. 

[El sendero se integra en el bosque]

[Da lugar a miradores con un encanto asombroso]

Durante la breve subida iremos alternando fantásticos miradores a la vez que adentrándonos en un bosque de hayas, encinas y robles. Nos llama especialmente la atención la cantidad de acebo o boix grèvol que abunda en la zona, siendo especie protegida por su escasez y especial belleza. 

[Detalle de un de los abundantes acebos en la ruta]

[Miradores y sendero]

[Dentro del denso bosque de hayas, encinas y robles]

Al poco, atravesamos un estrecho del sendero equipado con cadena a modo de pasamanos y el denominado Forat de l'Ovella, paso que nos hará cambiar de vertiente y enfocar la vista sobre la Zona Volcánica de La Garrotza. Con estas preciosas vistas remontaremos constantes por el cordal hasta llegar por el sendero al punto más alto, nuestro objetivo, el Puigsallança. 

[Vistas sobre la Zona Volcánica de La Garrotxa]

[El sendero sigue el cordal hasta la cumbre del Puigsallança]


[Foto de rigor en el Puigsallança, a 1.027m]

Hacemos cumbre en el Puigsallança, a 1.027m de altura. Una ascensión muy asequible para todos los públicos que brilla por su encanto natural y riqueza paisajística. Nos acomodamos en este fantástico mirador, donde almorzaremos y haremos varias fotos. Al norte, la nieve tiñe el Pirineo Oriental. A nuestros pies justo se reparten los bellos rincones de la Zona Volcánica de La Garrotxa y La Fageda d'en Jordá, lugar hermoso que recomiendo de obligada visita. 

Empapados de tranquilidad, seguiremos la senda hahora en descenso y a buscar la bifurcación del sendero que nos ha de llevar a la Ermita de Santa Maria de Finestres, que no queremos irnos sin visitar. 

[El Pirineo se muestra nevado]

[Descenderemos disfrutando del entorno]

[Desandamos hasta la bifurcación que de a subir a la ermita]

Seguimos ahora de subida un breve repecho a la Ermita de Santa Maria de Finestres. El sendero es cómodo y la subida es amena. La vegetación vence a la construcción humana y se refleja la lucha por abrirse paso de los árboles y plantas entre los muros de piedra seca del seseo a la ermita. Es una estampa preciosa. 

[Un sendero precioso]

[Vista atrás al Puigsallança de donde venimos]

Al poco llegamos a la Ermita de Santa Maria de Finestres. Curioseamos sus recovecos llenos de historia, de encuentros medievales y acogida de líderes y pueblos de épocas muy distintas. Lo cierto es que las vistas privilegiadas desde sus cuatro vientos son dignas de merecer ese reconocimiento.  

[Visitamos la Ermita de Santa Maria de Finestres]

[Enclave privilegiado]

Solo nos queda ya descender al Coll de la Palomera. Hay varios senderos que bajan por la vía directa. Tomamos el que sigue el cordal sur y en pocos minutos de sendero rocoso nos encontraremos en la pista de tierra. Llegando así a la furgo ponemos fin a esta amable escapada por la Serra de Finestres. Muy recomendable. 

[Los últimos miradores del día. Una buena colección a lo largo de la ruta]

[Y llegando al Coll de la Palomera ponemos fin a la excursión. Hasta la próxima!]