20 de agosto de 2019

CILINDRO DE MARBORÉ 3328m, PITÓN SW 3194m. Macizo Monte Perdido

[Agosto 2019]

Ascensión a la cumbre del Cilindro de Marboré, de 3328m y su antecima Pitón SW, de 3194m. Se trata de la segunda cumbre del trío de principales que corona el Macizo de Monte Perdido o de las Tres Sorores. Siendo las mismas, de Oeste a Este, Cilindro, Monte Perdido y Soum de Ramond. 
Tras la ascensión del que fue mi primer tresmil del Pirineo, el Monte Perdido, en julio de 2014, no puedo más que guardar buenos recuerdos de este macizo. Más si caben añadidos a su belleza natural,  de todo el Valle de Ordesa-Monte Perdido, que cautiva a todo montañero y visitante que la conoce. 

[Vista a Cilindro de Marboré sobre Lago Helado. En la Ascensión a Monte Perdido Julio 2014]

Asciendo al Cilindro por su ruta normal. Sube por la misma que la normal al Monte Perdido, hasta el Lago Helado. Una vez en el ibón, se toma el pedregoso ascenso al collado del Pitón SW, y desde allí al Norte trepar y alcanzar la cumbre. El paso clave requiere de superar dos pasos de chimenea, de unos 15m y 7m, de dificultad aproximada sobre grado III+ escalada, o PD alpinismo. Recomendable rapelar el destrepe para reducir el compromiso en el descenso.

Para su ascenso dividimos la jornada en dos etapas. Primer día subida de la Pradera a Goriz por la ruta normal, por la Cascada de Cola de Caballo, Sendero de las mulas y acamparemos junto al refugio. Segundo día ascensión al Cilindro de Marboré por el Lago Helado y descenso a Goriz y a la Pradera por el mismo sendero.
Acumularemos el primer día 12 kms y 900m de desnivel, el segundo día 23kms y un desnivel de 1300m positivos y 2200m negativos. Con ello se sumarán en total unos 35kms y 2200m de desnivel. 

[La ruta]

[El desnivel]

Salimos de Torla y subimos en los autobuses habilitados a la Pradera. Es un poco más tarde de lo que nos hubiese gustado. Así que sobre las 15h partimos de la Pradera. La ancha senda llanea mucho al principio y cómodamente nos sumergimos en el Bosque de Hayas, en pleno Valle de Ordesa.

[Salimos de la Pradera]

[Foto a un mapa esquemático del Valle de Ordesa]


[Detalles en el Bosque de Hayas]

Un primer tramo a la sombra del hayedo. Al poco iremos viendo los famosos saltos de agua y cascadas que dan fama a este valle. Más adelante el cómodo sendero se une al río y llegaremos a las Gradas de Soaso. 

[Senda junto al río. Preciosas Gradas de Soaso y saltos de agua]

De este modo, en menos de tres horas se abrirá ante nosotros el Circo de Soaso. Una belleza que cautiva. Un antiguo valle glacial que ha dado paso al prado. El sendero turístico nos lleva hasta su punto culminante, la famosa Cascada de Cola de Caballo. Un capricho natural que uno nunca se cansa de ver. Sobre el Valle de Ordesa destaca el Macizo de Monte Perdido, con sus tres cumbres Cilindro de Marboré, Monte Perdido y Soum de Ramond.

[Circo de Soaso]

[Seguimos la cómoda senda bajo atenta mirada del Cilindro de Marboré y Monte Perdido]

[En el corazón del Valle de Ordesa]


[Algunas fotos en la Cascada de Cola de Caballo]

Nos refrescamos en la Cola de Caballo. Cargamos pilas y seguiremos al Refugio de Goriz. Para más comodidad con la mochila grande que llevamos, decidimos subir por el Paso de las Mulas. Ganamos rápidamente el desnivel que nos falta. En cosa de hora y media se llega sin problemas. 

[Paso de las Mulas al Refugio de Goriz. El Cilindro destaca en lo alto]

[Detalles subiendo al refugio]

[Y llegamos al Refugio de Goriz]

Llegamos al Refugio de Goriz. Son las 21h, por lo que a ritmo tranquilo incluyendo parada a comer y a hacer mil fotos, hemos dedicado 6h. El plan para mañana es madrugar, ascender el Cilindro y descender a la Pradera. Esto es, disfrutar al máximo del lugar todo el tiempo que podamos. 
El sol nos da tregua para montar la tienda y cenar. No nos demoramos, nos instalamos cómodamente en el paraíso. Hacemos noche aquí. 

[Buenas noches]

Hemos hecho noche en Goriz. Clima tranquilo, poco frío y viento. Perfecto. Soraya descansará un rato más en la tienda mientras subo y en breves me reuniré con ella de vuelta. A las 5h de la mañana estoy en marcha. Mochila preparada y frontal dispuesto. Tomo el sendero que sube por la ruta habitual al Lago Helado. 

[Buenos días]

[Una brillante luna llena sobre el Monte Tobacor. A luz de frontal subiendo. 
El rebaño de miles de ojos ovinos me observan curiosos en la noche mientras pastan]

Siguiendo el marcado sendero a la luz que arroja el frontal y los datos del gps. Poco a poco va clareando. Gano altura rápidamente. Queda atrás el prado y entramos en terreno alpino rocoso. Asciendo y atravieso la Ciudad de Piedra y me dirijo en busca del Lago Helado.   

[Detalles en el ascenso al Lago Helado]

[Pocos neveros quedan a estas alturas de la temporada y del cambio climático]

[Imponente el Cilindro de Marboré]

Llego al Lago Helado. Deben de ser las 7h. El frescor de primera hora anima y no baja el ritmo. Justo a estas alturas amanece, precioso. 
Una vez en el ibón dejaremos la ruta normal del Monte Perdido. En vez de subir a la derecha del lago, tomamos el canchal de terreno descompuesto tipo tartera, a la izquierda en dirección Oeste, y subiremos al collado del Pitón SW con el Cilindro. Esta subida es especialmente dura, un rompepiernas por terreno descompuesto de esos de un paso para adelante y dos para atrás. Paciencia y buscando tracción en el terreno más firme. La moral como nosotros, siempre arriba. 

[En el Lago Helado. Al Este el Monte Perdido que ascendimos en 2014]

[El Cilindro de Marboré al Oeste. Ascenderemos por el canchal que sube por la izquierda]

[Tortuosa tartera al Pitón SW. Pisando terreno descompuesto hasta el collado]

[Llego al Collado del Pitón SW. Primeras luces del día]

[Monte Perdido. Perfecta nube lenticular en la cumbre]

Llego al collado del Pitón SW. La subida por el pedregal ha sido pesada e interminable. Pero es momento de aclarar las ideas y plantear la trepada por las chimeneas que nos han de llevar a los altos del Cilindro y a nuestro objetivo, su cumbre. Este es el paso más técnico de la jornada. Sin ser especialmente difícil, se trata de una trepada de dificultad III+/PD, algo expuesta a caída de unos 20m, con el compromiso estar a altitud cota tresmil metros. Con atención se superan los primeros pasos y se sale cómodamente por chimenea algo más arriba, en unos 20m. Hay dos chimeneas, habitualmente se usa la de la izquierda de subida y la de la derecha para el rápel del descenso.  

[Detalles en la trepada por la chimenea. Desde abajo y desde arriba]

[Saliendo de la trepada. Al Sur y bien cerca el Pitón SW al que ascenderemos más tarde]

[Con vistas cada vez mejores al Monte Perdido]

Una vez arriba y superada la trepada llanearemos siguiendo los hitos hasta el punto más alto. Pocos metros nos separan ya de la cumbre. Hay un paso que no se suele mencionar y es otra trepada de unos 7m que se hace fácilmente de ascenso, y que no hay que obviar para salvarla sin compromiso en el descenso cono luego veremos. Por lo demás seguimos, que queda poco.  

[Muy cerca la cumbre del Cilindro]

[Muro a trepar de unos 7m poco antes de la cumbre]

[Últimos metros a la cumbre. Entramos en una nube que nos rodea de frñio viento y niebla]

Llegamos a la cumbre del Cilindro de Marboré, a 3328m. Para añadir emoción el momento, las nubes nos rodean y se levanta un frío viento. Un toque alpino nos recibe. Viejos conocidos alrededor. Me asomo a ver la cara norte del Macizo del Monte Perdido, su glaciar, el Balcón de Pineta, el Lago de Marboré, el Refugio de Tucarroya y Los Astazus. Al Oeste el cordal montañoso continúa una cresta con el Pico Marboré,  Picos de la Cascada, el Espalda, el Torre, el Casco, y el mismísimo Pico Taillón, pasando la Brecha de Rolando. Al Oeste imponente visión a la cumbre del Monte Perdido coronando el Macizo. Tras un tiempo con esta ascensión en mente el Cilindro se ha dejado ascender. Muy contento. Momento para inmortalizar y para el recuerdo. La experiencia lo merece. 

[Foto de rigor en el Cilindro de Marboré, a 3328m]

[Al Norte Los Astazus]

[Un poco antes el Refugio de Tucarroya sobre el Lago de Marboré]

[Al Oeste la cordillera continúa algo más abajo. Pico Taillón, Brecha Rolando, Casco, Torre, Espalda, Picos de la Cascada y Pico de Marboré]

[El Monte Perdido al Este]

Siempre gustaría a uno quedarse en lo alto por siempre, pero no es posible. No queda más remedio que iniciar el descenso. Volvemos por el mismo sitio por donde hemos venido. A buscar las chimeneas y de vuelta al collado Pitón SW. Para ello, uso la cuerda y desciendo rapelando los pasos clave para mayor seguridad. Hay instalaciones tipo reunión. Rapelo el muro de 7m y luego la chimenea al collado. 

[De vuelta en dirección al Pitón SW por donde antes subimos]

[Rapel usando las instalaciones para ello. Vista descendiendo la chimenea]

[Vista de las chimeneas del Cilindro que hemos trepado y rapelado]

[Y llegamos al collado. Justo al Sur delante nuestro el Pitón SW]

Una vez de nuevo en el collado no pierdo la ocasión de ascender a la antecima del Cilindro, el Pitón SW, que queda a pocos metros. Hago cumbre en este tresmil secundario, que no deja de ofrecer unas magníficas vistas sobre el Cilindro de donde venimos, del Monte Perdido y del Valle de Ordesa.  

[Foto de rigor en la antecima Pitón SW de 3194m]

[Detalles des de cumbre del Pitón SW, un perfecto mirador sobre el Valle de Ordesa. 
Si nos fijamos vemos el Refugio de Goriz del que venimos]

De nuevo en el collado. Afrontamos el descenso de la tartera hasta el Lago Helado. Decir que se baja mejor que se sube. A pasos largos y resbalando al más puro típico descenso de tartera, llego al ibón en un santiamén. 

[Descendiendo, o mejor dicho resbalando, hasta el Lago Helado] 

[Se despeja de nuevo. Regalo de vistas al Monte Perdido]

Des del Lago Helado solo nos queda desandar el camino hasta el Refugio de Goriz. Me cruzo con el grueso de montañeros que ascienden al Monte Perdido en un horario más habitual. En mi caso, tras el madrugón, ya estoy de vuelta. 

[Vista atrás a nuestra cumbre del día, el Cilindro de Marboré]

[Descenso al refugio]
 
[Contento, con el objetivo cumplido. Arriba el Cilindro de Marboré]

[Y llego al Refugio de Goriz]

A las 11h, en unas 6h a buen ritmo, estoy de vuelta en el Refugio de Goriz. Reunión de equipo. Comemos algo y montamos las mochilas con todos los trastos para descender en breves. Contentos, la cumbre del Cilindro suma un plus a esta bonita jornada en tan magnífico entorno. Seguiremos de nuevo juntos con el descenso a la Pradera. 

[Reunión de equipo. Apunte, la tienda ya desmontada y en el suelo des del alba, le subimos los palos para tener una foto para el recuerdo antes de recoger del todo]

Tomamos el mismo GR por el que ayer subimos. En busca de la Pradera pasando por el Paso de las Mulas, Cola de Caballo, Circo de Soaso, Gradas de Soaso y al Bosque de Hayas. Se van sumando esfuerzos a las piernas y sin prisa, ahora con la mochila cargada, vamos progresando y disfrutando de las vistas en el camino de vuelta. 

[Detalles en el descenso sobre el Circo de Soaso]

[Volvemos a ver la Cascada de Cola de Caballo]
 
[La cómoda senda turística nos lleva a la Pradera]

[Nos despedimos de las magníficas vistas a Cilindro de Marboré y a Monte Perdido]
 
[Nos dejamos llevar de bajada por el Bosque de Hayas hasta la Pradera bajo el Tozal de Mallo]

En cosa de unas 4 horas a ritmo tranquilo descendemos de Goriz a la Pradera. El cuerpo ya algo cansado por la jornada de hoy y el desnivel acumulado en el descenso, pero la mente más descansada que nunca. Esperemos que el ser humano sea capaz de preservar tan bello paraje lo más intacto posible. Lugares donde somos pequeños, donde prima la ley y el orden natural de las cosas, donde no sucede nada y sucede todo a la vez, escenario de grandes hitos y nicho de peores dramas, siempre con el debido respeto, el respeto que le debemos al ciclo de la vida. Para que dure. Para que no nos perdamos en el camino. Para encontrarnos en él.

[Llegamos a la Pradera. Fin de esta perfecta jornada por el paraíso pirenaico
¡Hasta la próxima!]


No hay comentarios:

Publicar un comentario