25 de febrero de 2022

MONTARDO 2.833m. Massís de Montardo [Invernal]

[Febrero 2022]

El Montardo o Montarto, con sus 2.833m, es una gran cumbre del Pirineo Central, limítrofe con la Val d'Aran y dentro del Parc Nacional d'Aigüestortes, que destaca por su gran vistosidad y estética. Sin llegar a alcanzar la aureada cota de los tresmil metros, es sin duda una de las montañas más conocidas de la zona y del Pirineo Catalán. 

Ascendemos a la cumbre del Montardo, 2.833m, en el marco de una salida de alta montaña con la entidad GIRES. La ruta elegida es desde Caldes de Boí, por Estany de Cavallers, haciendo noche en el Refugio Ventosa i Calvell y ascendiendo por su cara sur. Descenso por la misma ruta. Todo en condiciones invernales. En el total de los dos día acumulamos unos 26kms y cerca de 1.400m de desnivel. 

[Vista de la cara norte del Montardo desde Arties. Fuente: www.visitarties.com]

Sábado. Dedicamos la mañana a subir desde Caldes de Boí al Refugi Ventosa i Calvell. Nos encontramos con una gran nevada a la hora de subir, que según lo previsto fue amainando a medida que avanzaba el día. Mucha nieve blanda. Se suman unos 8kms y unos 800m de desnivel positivo, en 5h. 

[El grupo. Toni, Josan, David, Albertina, Martín, Alicia, Arnau, Alex, Jordi, Carles, Pablo, Carles, Marga, Jose M., Emma, Andrea, Marta, Israel]

Equipados con todo lo necesario para dos días de ruta pura invernal. Nos ponemos en marcha bajo la fuerte nevada. Partimos de Caldes de Boí. Son algo más de las 11h. Tomaremos el sendero que sube al Estany de Cavallers. 

[Detalles de la subida al Estany de Cavallers desde Caldes de Boí]

Llegamos al Estany de Cavallers. Nos sorprende lo bajo del nivel de sus aguas. Nunca lo había visto tan bajo. Una vez en el embalse nos reagrupamos. Es importante mantener el grupo lo más unido posible. Así que vamos reagrupándonos cada poco tiempo. Seguimos el sendero que lo bordea por la derecha.

[El grupo por su paso junto al Estany de Cavallers]

Cuidamos que nadie resbale en las laderas de hielo que se forman fruto de acumulación de aludes que acumulan las laderas. Siguiendo el sendero progresaremos hasta los llanos de Pletiu de Riumalo. Prácticamente hemos llaneado. Es a partir de ahora que ganamos el desnivel a modo constante ya hasta el refugio. 

[Pletiu de Riumalo]

[Aumenta la inclinación. Ganamos altura]

Las vistas mejoran por momentos. La altitud sumada a que se está abriendo el cerrado día con el que empezamos a subir permite que veamos la luz del sol. Estamos a la altura del Estany Negre. El refugio Refugio Ventosa i Calvell queda ya cerca. Nos sentimos observados por auténticos gigantes a nuestro alrededor, como Los Besiberris y Comaloforno, o Punta Harlé y Pa de Sucre, o el Punta Alta de Comalesbienes

[Impresionantes Punta Harlé y Pa de Sucre]


[Muy contentos bajo un sol radiante llegamos al Refugi Ventosa i Calvell]

Llegamos a eso de las 16h al refugio. Unas 5h exactas a ritmo tranquilo sobre nieve blanda. El entorno está espectacular. Es un verdadero placer ver hoy anochecer y mañana amanecer a estas alturas. El refugio nos acoge muy bien y no podemos más que disfrutar de una velada con buena compañía. 

[Buenas noches]

Domingo. Cenamos y desayunamos fuerte. La jornada del día de hoy se presenta completa. Afrontaremos los aproximadamente 5kms y 600m de desnivel positivo a la cumbre del Montardo, para descender de vuelta todo lo acumulado entre ayer y hoy, que vienen a sumar para el descenso unos 13kms y 1400m de desnivel negativo. En total nos esperan hoy 19kms, +600m y -1400m, en unas 9h. 
Desayunamos y vemos amanecer listos para afrontar el día de ascenso al Montardo. Hace frío moderado y a la que iniciamos la marcha se está muy bien. Hoy hace un día espectacular, ni una nube. 

[Amanece en el Refugio Ventosa i Calvell]

Sobre las 8h, tomamos la huella y seguimos la traza del sendero que avanza en dirección norte en busca del Montardo. La nieve está muy blanda. Apenas ha transformado nada de la nevada que lleva acumulando de anteayer y ayer. En los llanos y entre lagos resulta hoy más cómodo caminar con esquí o raquetas. No obstante, fiel al estilo alpino, con crampones y buscando algo de huella me permite ir progresando medianamente bien. 

[Tomamos la huella. Nieve muy blanda]

[Vista atrás. En el refugio dejamos Estany Negre, acabamos de atravesar el Estany de Travessant y vamos a pasar junto a Estany de Monges]

Llegamos a Coll de Crestada. Vemos frente a nosotros la pala de nieve por la que alcanzaremos el collado a la derecha del Montardo Petit. Hasta aquí con los crampones se ha hecho duro por el hundir de la nieve blanda. Con la inclinación entro en mi terreno de juego y se progresa mucho más cómodo. A buen paso y dibujando diagonales ganamos altura rápido y llegaremos tras un buen repecho al collado.

[Ante nosotros el Montardo Petit y su pala de nieve por la que alcanzamos el collado]

[Subida por la intensa pala hasta el collado]

[Entorno brutal. Destaca en lo alto el Punta Alta. Abajo dejamos Estany de Monges]

En el collado nos reagrupamos. Nos queda enlazar el cordal que une el Montardo Petit hasta nuestro objetivo, el Montardo, a 2.833m. Apenas 150m de desnivel nos faltan. Ya lo tenemos. Afrontamos la recta final, que quizá es uno de los pasos más estéticos de la ruta. En lo alto, siguiendo el seseo de la huella en la nieve, hasta la cumbre. 

[Vista del cordal desde Montardo Petit y la subida a Montardo]

[Últimos metros a la cumbre]


[Y llegamos a la cumbre. Detalle de la vista atrás, por donde hemos subido]

Hacemos cumbre en el Montardo, de 2.833m. Punto culminante del Massís de Montardo. Tenemos un mirador perfecto del Pirineo Central. Mitos y leyendas en forma de gigantes de granito nos rodean: Aneto, Tuca de Mulleres, Besiberris, Punta Alta... Un manto blanco lo tiñe todo, está el Pirineo espectacular. 

[Foto de rigor en la cumbre]

[Macizo de Besiberris]

[Macizo de Aneto-Maladeta]

[En la cumbre del Montardo con vistas al Rey de los Pirineos, el Aneto]

Estamos un buen tiempo en la cumbre. No tenemos prisa. Vale la pena el momento y el tiempo nos acompaña. Las buenas nevadas de estos dos días atrás han teñido de blanco sobremanera. Sería un crimen no tratar de retener el máximo posible este instante para cada uno. Pero no tanto por el mero hecho de coleccionar fotos, sino por encontrar en este justo momento uno de esos instantes de armonía entre el cuerpo y la mente, del tiempo y el espacio. Jornada de diez. 

Muy contentos. Plantearemos el descenso ligero por la misma ruta que subimos.

[Detalles del descenso. Culeando y autodetención en las largas palas de nieve]

[Desandando el tramo entre los lagos. No está blanda en exceso la nieve y se anda bien]

[Llegamos al refugio de nuevo. Detalle enfrente de una buena purga de nieve]

Llegamos al refugio de nuevo. Ha sido un descenso bastante ligero. Esperamos a reagruparnos antes de seguir descendiendo. Aprovechamos para hidratarnos y comer algo. Cargamos la mochila con todo lo que dejamos esta mañana y queda descender a Estany de Cavallers y a Caldes de Boí. 

[Reagrupamos, recogemos y seguimos descendiendo]

[Detalles del descenso]

Y paso a paso llegamos a Caldes de Boí. Sobre las 17h. Ponemos así fin a esta jornada invernal tan completa. Siempre es un gusto una ascensión en el Pirineo. No hay dos iguales y la que justo culminamos ha estado muy bien. De hecho ayer subíamos de Caldes con un manto de nieve y apenas 24h después no volvemos a pisar nieve desde Estany de Cavallers. La naturaleza y sus fuerzas en estado puro. Con una marcada sonrisa, ya empezamos en pensar en nuevos proyectos.

[Nos despedimos de esta bonita jornada llegando a Caldes. 
Como si de otro lugar se tratara, ayer nevado y hoy ni pizca. ¡Hasta la próxima!]


No hay comentarios:

Publicar un comentario